Boris
PIPPA FOWLES/10 DOWNING STREET/Via REUTERS
13 junio, 2020
Internacional - Notas

Compartir

Primer ministro de Reino Unido condena el “vandalismo racista”

“Todo el que ataque a nuestra policía se enfrentará a toda la fuerza de la ley”, amenazó.

13 de junio.- El primer ministro británico, Boris Johnson, condenó el “vandalismo racista” después de que ultraderechistas se enfrentaron el sábado en Londres con manifestantes antirracistas y la policía que intentaba mantener separadas a ambas partes.

  Al exterior de la estación de Waterloo hubo varias escaramuzas, con lanzamiento de fuegos artificiales antes de que la policía acordonara varias áreas. En un puente cercano fueron lanzadas piedras contra los agentes. Los enfrentamientos esporádicos continuaron en partes del centro de la ciudad.

“El vandalismo racista no tiene sitio en nuestras calles”, tuiteó Johnson. “Todo el que ataque a nuestra policía se enfrentará a toda la fuerza de la ley”.

Más temprano en el día, pequeños grupos de manifestantes se dieron empujones y se lanzaron botellas y latas en la céntrica Trafalgar Square. Grupos de ultraderecha profirieron insultos racistas contra los manifestantes y algunos intentaron usar vallas metálicas para romper las líneas policiales.

La Policía Metropolitana dijo que fueron arrestadas más de 100 personas por delitos como desorden violento y asalto a la policía, y que seis agentes sufrieron heridas menores. El servicio de ambulancias informó que había tratado a 15 personas.

“Está claro que los grupos de extrema derecha están causando violencia y desorden en el centro de Londres, insto a la gente a mantenerse alejada”, tuiteó el alcalde de Londres, Sadiq Khan.

En un breve respiro a los enfrentamientos cerca de Waterloo, imágenes mostraron a un hombre identificado por la multitud como un ultraderechista siendo salvado por un manifestante de Black Lives Matter.

La policía, que había impuesto ya una restricción para que todas las protestas concluyeran a las cinco de la tarde, instó a la gente a dispersarse.

También aseguró que investigará imágenes de redes sociales que parecieron mostrar a un hombre orinando en el memorial de Keith Palmer, un agente que murió apuñalado durante un ataque al exterior del Parlamento en 2017.

Estatuas de personajes históricos como Winston Churchill fueron protegidas con paneles para evitar que se convirtieran en puntos de enfrentamiento o fueran pintados por manifestantes que aseguran que tales monumentos homenajean a racistas.

Ha habido manifestaciones en todo el mundo contra el racismo y los abusos policiales desde la muerte de George Floyd en Mineápolis el mes pasado. En los días anteriores, miles de personas marcharon pacíficamente por ciudades británicas.

MÁS NOTICIAS