Antonio, el gatito que vende cupcakes
13 septiembre, 2020
Azteca Noticias
Salud - Educacion - Y - Bienestar - Notas

Compartir

Antonio, el gatito que vendió postres en la CDMX para pagar su operación de ojo

El minino llamado Antonio ha luchado desde su nacimiento con una enfermedad llamada microftalmia, la cual ya empezó a afectarle el otro ojo.

A lo largo de estos años, hemos conocido una gran cantidad de historias inspiradoras, pero en esta ocasión el protagonista de esta noticia es un gato llamado Antonio que se dedica a la venta de cupcakes en la Ciudad de México con la intención de juntar dinero para salvar su ojo con una operación.

  Te puede interesar:
#LadyAgresividad golpea a mujer que le dijo que no se metiera a la fila del pan

Gracias a las redes sociales, muchas personas pudieron saber y compartir la historia de este felino, el cual estaba a punto de perder la vista si es que no era intervenido quirúrgicamente lo antes posible.

El pequeño Antonio nació con una rara enfermedad llamada microftalmia en su ojo derecho, la cual consiste en tener un globo ocular de tamaño más pequeño de lo normal, o la ausencia del mismo; esta enfermedad se puede producir en ambos ojos.

Por esta razón el minino nunca ha podido ver de un ojo, pero a la vez, esta situación ya también le estaba afectando en la visión de su ojo sano, el cual comenzó a peligrar al punto de correr el riesgo de que Antonio quedara ciego.

Ante la mala situación y los pocos recursos, su dueña Jimena Ortiz buscó una manera de salvarle la vista a su amigo, por lo que se las ingenió para buscar algo que le hiciera ganar dinero. La joven optó por preparar cupcakes y junto a Antonio, se iba a un parque ubicado en la CDMX a venderlos.

En el letrero se puede leer el mensaje: “Ayúdame a salvar mi ojito”; afortunadamente esta historia ha tenido un final feliz. Tanto su dueña, como Antonio, lograron recolectar el dinero necesario para que la cirugía fuera llevada a cabo.

También te puede interesar:
FOTO: Ratón se vuelve viral tras consumir marihuana y terminar desmayado

Con mucha felicidad, Jimena le agradeció a todos aquellos que les hicieron una compra y los compartieron por redes sociales, pues fue también ese apoyo que permitió que Antonio siguiera admirando el mundo.

MÁS NOTICIAS