31 julio, 2020
Gerardo Segura
Politica - Notas

Share

Aseguran senadores del PRI que reforma en prisión preventiva no servirán

Legisladores afirman que también atentan contra los Derechos Humanos.

Cd. de México.- Según senadores del PRI, las recientes reformas en materia de prisión preventiva oficiosa aprobadas por el Senado no servirán de nada ya que no es la vía adecuada para contener los delitos.

  Según la senadora Claudia Anaya, se ha confundido el término de delito grave con la necesidad de cautela. Considera que se ha promocionado la prisión preventiva oficiosa como una medida de seguridad pública para prevenir el aumento de la comisión de los delitos y la reincidencia, lo cual es incorrecto, porque la realidad muestra otros datos, asegura.

“De acuerdo a estadísticas recopiladas por México evalúa, no hay una evidencia que sustente la aplicación de la prisión preventiva oficiosa que tenga un efecto en la reducción de los delitos, sucede igual con la ampliación de las penas. Recientemente en la Cámara de Diputados aumentaron la pena de feminicidio a 65 años. En los datos del mes de junio, el mes más violento contra las mujeres desde que se tenga registro, contempla 99 carpetas abiertas por este delito. Es decir, aunque actualmente tiene una pena de las más altas y está incorporado en los delitos que ameritan prisión preventiva oficiosa, el feminicidio sigue en aumento”.

El caso de los homicidios dolosos también respaldan los argumentos, explicó.

“El homicidio doloso, que fue una de las principales razones por la que se incorporó la figura de prisión preventiva oficiosa, no ha disminuido, por el contrario, de enero de este año hasta el día de ayer, se contabilizaban 55 mil homicidios dolosos, por lo que es evidente el fracaso para contener la incidencia en la comisión del delito con esta medida.

Dijo que los legisladores del Morena y los que apoyan estas medidas siguen sin entender que la prisión preventiva oficiosa va contra el debido proceso, lesiona los derechos humanos, además de que el índice delictivo no se podrá frenar con estas medidas.

“Parece que no hemos entendido entonces que nos equivocamos, que o hemos entendido que falta poner atención en el fortalecimiento de las policías de investigación y los primeros respondientes. No hemos entendido que falta capacitación para los ministerios públicos y la necesidad de que se les asignen solo la cantidad de asuntos reales que pueden desahogar. No hemos entendido que nos enfrentamos a un problema de impunidad y no a un problema de penas. Y no entender, no reconocer, significa seguir haciendo peor las cosas. Vamos para peor”.

Claudia Anaya además aclaró que hay situaciones que no ameritan prisión preventiva oficiosa.

“De 2008 a la fecha, tenemos más de 30 tipos penales en el catálogo de prisión preventiva oficiosa, algunos que no tienen ninguna necesidad real de llevarse en prisión. Por ejemplo, los delitos electorales, basta una medida cautelar para evitar la fuga, porque no se pone en peligro ninguna víctima; igual en los daños a las vías de comunicación. Así el catálogo de prisión preventiva oficiosa crece y crece sin necesidad y sin sentido. Les doy otro dato, un dato para reflexionar en la legislatura de la paridad de género: una de cada dos mujeres que están hoy en la cárcel no tiene sentencia, es decir, están sujetas a una medida cautelar de prisión preventiva. Tenemos a las mujeres en la cárcel sin haberles comprobado delito. Finalmente, la prisión preventiva oficiosa afecta primero a los pobres y destruye el futuro de los jóvenes”.

Por su parte la senadora Claudia Ruiz Massieu dijo que con estas reformas se atenta contra la libertad y los derechos humanos.

“Se vulnera aún más la presunción de inocencia, pues no es ése el propósito comparecer en juicio estando privado de la libertad, sí establece prejuicios en contra del imputado. Les doy un ejemplo de lo absurdo de lo que se planea votar. Antes de la reforma del año pasado, por un robo al transporte de carga, el Ministerio Público tenía que razonar por qué esa persona imputada debía ser sujeto de prisión preventiva, y el juez tenía que considerar las condiciones del caso. Ahora, se va a tratar igual a quien sustrae de un tren descarrilado la carga de perecederos para su propio consumo, que a una banda de delincuentes que en la noche, con poncha llantas, con violencia y con armas de fuego, roba la carga total de un tráiler para comercializarla”.

MÁS NOTICIAS