bautizobebemuereahogado.jpg
Crédito: Unsplash
04 febrero, 2021
Azteca Noticias
Internacional - Notas
Share

Bebé muere en Rumania debido al ritual ortodoxo del bautismo

En dicho país europeo, la sociedad se ha movilizado para que la Iglesia Ortodoxa modifique el ritual que consta de sumergir tres veces al niño en una pileta con agua.

Gran conmoción se vivió en Rumania, donde un bebé murió luego de ser bautizado y precisamente falleció a causa del ritual de bautismo, cosa que hizo a los ciudadanos de aquel país ponerse a reflexionar sobre esta práctica dentro de la sociedad rumana.

  El pequeño fue bautizado dentro de la Iglesia Ortodoxa, donde el ritual de dicha institución exige a que los niños se les sumerja tres veces en el agua sin importar nada más, en Suceava, al noroeste del parís.

El bebé fue sometido al ritual como lo dictan los cánones de la Iglesia a pesar de que lloraba muchísimo, más de lo que normalmente lloran los bebés que son bautizados a través de dicho ritual.

Una vez finalizada la ceremonia, el pequeño no dejó de llorar por lo que fue trasladado a un hospital cercano, donde se encontró agua en los pulmones del niño; días más tarde el neonato pereció.

“La muerte de un recién nacido a causa de esta práctica es una gran tragedia. Este riesgo hay que descartarlo para que triunfe la alegría del bautismo”, escribió en redes sociales el grupo líder de una iniciativa que busca que la Iglesia Ortodoxa modifiqué su manera de bautizar; hasta el momento, dicha petición lleva más de 50 mil firmas.

Por su parte, la Iglesia tiene dos posturas opuestas. La primera es la de del poravoz Vasili Banescu, quien considera que la institución a la que pertenece sí podría modificar su ritual de bautismo y sólo colocar una cuantas gotitas de agua en la frente de los bebés, como se hace en la religión católica.

TE PUEDE INTERESAR: Se realiza en Nueva York el primer trasplante conjunto de cara y manos exitoso

La segunda postura es la más radical, la del Arzobispo de Teodosia, quien asegura que la Iglesia Ortodoxa no tiene porqué cambiar su ritual para bautizar; incluso sentenció que “no se van a dejar intimidar”, segun AFP.

Por lo pronto, la Fiscalía de Rumani ya abrió una investigación por “homicidio” contra el sacerdote que ofició el bautizo. Además, la imagen de la Iglesia Ortodoxa ha recibido sendas críticas en redes sociales.

MÁS NOTICIAS