Concluyó viaje del papa Francisco a Hungría y Eslovaquia.
DAVID W CERNY/REUTERS
15 septiembre 2021 08:09hrs
Julián Molina Rivera
Internacional - Notas
Share

Concluyó viaje del papa Francisco a Hungría y Eslovaquia.

Ofició misa al aire libre para más de 60,000 personas en el santuario mariano nacional de Sastin. Concluyó viaje del papa Francisco a Hungría y Eslovaquia.

Concluyó viaje del papa Francisco a Hungría y Eslovaquia y el primer viaje después de su operación al colon, durante el cual instó a estos países de mayoría católica a no cerrarse y a evitar el uso de la religión en la política.

En el último día de su viaje, Francisco ofició una misa al aire libre para más de 60,000 personas en la explanada del santuario mariano nacional de Sastin, que queda, como Luján, a unos 70 kilómetros de esta capital.

Ante más de 60,000 fieles, volvió a lanzar un enésimo llamado a esta zona del Viejo Continente de profundas raíces cristianas, pero conocida por su rechazo a los inmigrantes, a la apertura, al diálogo y a la solidaridad con quienes sufren.

Petición a la Iglesia católica.

Volvió a pedir a la Iglesia católica, aquí mayoritaria y conocida por su conservadurismo, a no ser “estática”, sino a caminar, siempre y salir de sí misma. “¡Por favor, estén en el camino, siempre! Cuando la Iglesia se detiene se enferma. Cuando los obispos se detienen, enferman a la Iglesia y cuando los sacerdotes se detienen, enferman al pueblo de Dios”, disparó, saliéndose del texto preparado de una homilía interrumpida varias veces por los aplausos.


En un día feriado en Eslovaquia al celebrarse el 15 de septiembre la fiesta de la Virgen de los Siete Dolores, patrona del país, cuando también se organiza un peregrinaje nacional y luego de haberse detenido a rezar en la Basílica del santuario mariano más visitado del país junto a los obispos, el Papa llegó a la explanada en papamóvil pasadas las nueve de la mañana.

Santuario de Nuestra Señora de los Siete Dolores.

El Santuario de Nuestra Señora de los Siete Dolores en Sastin, cerca de las fronteras con la República Checa y Austria, tiene sus orígenes en el siglo XVI, cuando, según una leyenda, la esposa de un conde que la maltrató rezó a la Virgen para que le cambiara.

Te puede interesar:

Eurocámara pide que toda la UE reconozca matrimonios del mismo sexo

La estatua de madera, conocida como la Virgen Dolorosa, y que mide 85x91 centímetros, fue sacada del santuario y colocada cerca del altar donde el Papa celebró el último evento de su viaje antes de volver a Roma.

Hoy en día, el santuario de Sastin recibe solicitudes de oraciones en línea, principalmente relacionadas con problemas familiares, como problemas matrimoniales.

En la cruz sobre el altar se colocaron dos vigas de una iglesia destruida por un tornado que afectó a la vecina República Checa en junio. Francisco, de 84 años y quien se ha mostrado en buena forma durante todo el viaje pese a su operación de julio, agradeció a los organizadores y a los fieles al concluir la misa.

Durante su viaje de cuatro días, el Santo Padre advirtió contra la explotación de la religión por la política y criticó el prejuicio y la discriminación mientras visitaba el memorial del Holocausto y una comunidad romaní desfavorecida.

¡Suscríbete a nuestro boletín de Azteca Noticias en Google News!
MÁS NOTICIAS