Gloria joven mexicana graduada de Harvard
22 junio, 2020
Azteca Noticias
Salud - Educacion - Y - Bienestar - Notas

Compartir

Gloria, primera indocumentada en hacer maestría en Harvard: “Las mexicanas no van ahí", le decían

Luchó toda su vida para mantener calificaciones impecables y logró lo que ninguna otra estudiante sin documentos: Una maestría en Harvard.

Harvard ha sido reconocida por varios años como la “mejor universidad del mundo”, una casa de estudios que parecería inalcanzable para una joven mexicana sin documentos y cuyos padres no contaban con recursos para financiarla; principalmente si creces escuchando que “las chicas mexicanas no van a Harvard”.

  Este fue el caso de Gloria Montiel, una joven indocumentada que llegó a Santa Ana, California, a los 8 años y, tan pronto como se enteró de la existencia de Harvard, comenzó a soñar con estudiar allí.

Desde entonces, Montiel trabajó duro para colocarse como la primera en su clase, y cada año lo consiguió.

Sin embargo, pronto descubriría que su situación migratoria y económica jamás le permitiría llegar a la prestigiosa universidad.

De hecho, al terminar la secundaria, su falta de documentación le impedía continuar sus estudios y, aún cuando lograra resolver este problema, sus padres -quienes trabajaban en un restaurante- no contaban con el dinero necesario para pagar una institución como Harvard.

De hecho, en alguna ocasión su padre le dijo con impotencia que no podría ayudarla, según recordó Gloria en entrevista para un medio estadounidense.

M’ija, pues esto no te lo puedo dar, esto es algo que no está en nuestras manos

Sin embargo, contra todo pronóstico, recientemente Montiel se convirtió en la primera estudiante indocumentada en obtener un posgrado en educación de la Universidad de Harvard, y graduarse del doctorado en educación en la Universidad de Claremont.

¿Cómo lo logró?

Luego de que, en 2012, el gobierno de Barack Obama concretara la acción ejecutiva “The Dreamer Act”, Gloria solicitó protección legal y una beca con la que pudo acceder a recursos para pagar su universidad; una parte era otorgada por Harvard y otra por una organización sin fines de lucro.

Fue así como los años de mantener calificaciones impecables rindieron frutos.

La propia joven declaró en entrevista que en algún momento pensó en abandonar sus sueños, tras escuchar comentarios discriminatorios por parte de “amigos” que le decían “las chicas mexicanas no van a Harvard”, mientras el programa DACA atravesaba un bache legislativo.

Sin embargo, persistió hasta lograr su meta y ahora, con el fallo de la Corte Suprema de Justicia a favor de los beneficiarios del DACA, Gloria pide a los jóvenes indocumentados que sigan luchando para alcanzar sus metas.

MÁS NOTICIAS