Pan de muerto y su origen en la época prehispánica para evitar los sacrificios

21 octubre 2020
Escrito por: Azteca Noticias
Como lo pruebes el pan de muerto siempre te dejara un buen sabor de boca Foto especial
Como lo pruebes el pan de muerto siempre te dejara un buen sabor de boca Foto especial

Se acerca el Día de Muertos en México y también la oportunidad de disfrutar de la gastronomía de la época. Ejemplo de ello es el pan de muerto.

De acuerdo con el Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas las ofrendas de muertos se remontan a la época prehispánica y “una ofrenda similar a la actual de día de muertos era la de la diosa Cihuapipiltin, dedicada a las mujeres que morían del primer parto, se creía que rondaban por el aire causando enfermedades entre los niños, por ello les hacían regalos en el templo o en las encrucijadas del camino”.

A diferencia del pan actual, solía hornearse con forma de mariposa o rayos (xonicuille) y a base de amaranto y “pan ázimo”, un pan de maíz seco y tostado.

El equivalente al pan de muerto como ahora lo conocemos sería el “huitlatamalli” que era una especie de tamal.

La historia también cuenta que los españoles hicieron un pan de trigo bañado en azúcar de color rojo para representar y sustituir el corazón y la sangre del sacrificio humano.

A lo largo de todo el país se hornea de varias maneras.

Por ejemplo, en Aguascalientes es redondo, ovalado, individual y familiar, en Chihuahua llega a pesar hasta dos kilos y en Guerrero se puede hacer con forma de muñeco adornado con azúcar color solferino.

Es así, que el pan de muerto representa el ciclo de la vida y de la muerte a través de su forma circular.

Te compartimos otros datos sobre esta dulce tradición.

¡Suscríbete a nuestro boletín de Azteca Noticias en Google News!
21 octubre 2020
Escrito por: Azteca Noticias