maestra.jpg
Crédito: AFP
13 marzo, 2021
Azteca Noticias
Internacional - Notas
Compartir

¡Heroína! Por pandemia, maestra viaja en canoa para dar clases

Por falta de internet y el cierre de escuelas por la pandemia, en Panamá, una maestra viaja en una canoa para llegar a pueblos originarios donde imparte clases.

Hace un año, cuando se declaró la pandemia de Covid-19, las escuelas alrededor del mundo cambiaron su dinámica de enseñanza y apareció la educación a distancia; sin embargo, no todos los niños tienen internet en casa, por eso una maestra de Panamá emprendió una noble labor.

La vocación por la enseñanza motivó a la maestra Graciela Bouche a utilizar una canoa para cruzar el río Chagres y llegar hasta comunidades apartadas donde imparte clases a niños que no pueden recibir educación a distancia.

Te puede interesar: VIDEO: Policía mata a afroamericana tras revisión en Nashville, EUA

De acuerdo con agencias internacionales, una joven de nombre Madelaine, de 25 años, es la encargada de remar y abrirse paso en el río para llevar a la profesora hasta su destino: la localidad de Gamboa, provincia de Colón.

En esta localidad se encuentran diferentes grupos autóctonos, que han quedado separados de la provincia de Panamá debido a la presencia del río Chagres.

Sin embargo, esto no ha impedido que la maestra suba, desde muy temprano, a la canoa que la lleva por un viaje de 15 minutos hasta el puerto de los Ella Puru, una etnia emberá que vive principalmente del turismo.

Citada por una agencia de información internacional, la profesora explica que tomó la decisión de dirigirse a esas comunidades tan alejadas porque los niños, ante el problema de conectividad, no estaban recibiendo el contenido académico que el resto de los estudiantes.

Para impartir sus clases, viaja con todo y pizarrón, laptop y algunos alimentos que reparte entre los alumnos, quienes reciben con entusiasmo los conocimientos que la maestra les comparte.

Antes de la pandemia obligara, los menores acudían a la escuela Omar Torrijos, en la provincia de Panamá; para llegar, también usaban botes y canoas para atravesar el río y después, en tierra, tomaban un autobús que tardaba 40 minutos en llegar hasta el recinto escolar.

Cuando se instauraron las clases virtuales, Graciela Bouche notó que sus alumnos no siempre se conectaban, ya sea por falta de internet o de energía eléctrica, así que decidió acudir hasta Ella Puru y dar asesorías presenciales.

Las clases se imparten en un salón hecho con vigas y techo de hojas secas, donde los alumnos se sientan separados por grados; durante la jornada, la profesora hace videollamadas con otros profesores para que califiquen los avances de los estudiantes y les asignen sus tareas.

Bouche consideró que cuando termine la pandemia y los niños puedan regresar a las aulas, lo mejor sería que los pequeños contaran con un transporte fijo para ir y venir de la escuela.

Te puede interesar: Detienen a expresidenta de Bolivia Jeanine Áñez; es “ilegal”, dice

MÁS NOTICIAS