Geraldine Aragón
18 diciembre 2021
Geraldine Aragón
Opinión FIA
Compartir

El orgullo de ser sordo y expresarse mediante lengua de señas

Los sordos en México buscan inclusión social a través de la difusión de la lengua de señas mexicana, su principal vehículo de expresión.

Conocer a una parte de la comunidad de sordos, sin duda es una de las experiencias más enriquecedoras que cualquiera podría tener.

Cuando pensamos en que son discapacitados, los volteamos a ver y físicamente no muestran ninguna deficiencia; caminan, sus ojos miran a donde su voluntad les dirige, las partes de su cuerpo están en su lugar y en una de esas, ni cuenta nos damos de que no escuchan.

Mi primer acercamiento fue una familia con 23 de sus integrantes sordos, lo que sin duda lleva consigo una carga muy fuerte.

Cómo convive una familia de sordos

La familia Salazar nos platicó con lengua de señas mexicana y a través de su hija (quien se convirtió en su interprete oyente de cabecera) lo felices que han sido trabajando de la mano entendiendo la situación y amándose profundamente.

Es una familia como cualquiera, solo que ahí abunda el silencio y no por eso dejan de vivir.

Es increíble ver su capacidad de ejecutar sus movimientos de las manos, y ¿cómo no? Si ha sido su herramienta principal a lo largo de su vida.

Patricia Salazar, su hija, hoy es una reconocida intérprete certificada de las casi 40 que existen en México: sí, 40 solamente y es que no hay escuelas de señas, la mayoría aprende porque entre familia se ayudan y ¡Aprenden o aprenden!

Actualmente, Patricia trabaja en la Cámara de Diputados y ha interpretado eventos presidenciales desde hace más de cuatro sexenios, sin ser sorda trabaja por y para ellos.

Comunidad de sordos busca inclusión social

La comunidad sorda está muy unida y de acuerdo en lo que necesitan y cómo quieren ser tratados, creen que es injusto que se les tenga compasión y que sean considerados como discapacitados, pero sin herramientas para que puedan aprender a comunicarse y peor aún, que su lengua no exista en cualquier sector; poca gente sabe “Lengua de Señas Mexicana”.

Entonces se enfrentan a un mal diagnóstico médico, a problemas legales que no pueden resolver porque no les entienden y un terrible rezago escolar, por decir algunos problemas.

En México, existen alrededor de 700 mil personas con discapacidad auditiva y las únicas escuelas que existen para ellos son las mismas de educación básica y media que regula la SEP para oyentes, la diferencia de estás son los maestros y alumnos sordos.

Al entrar en esas aulas me llené de esas ansias que te impulsan a querer entender, era hora del recreo y los pequeños de entre unos 5 o 7 años salieron corriendo como todos los infantes, a platicar, reír y comer su “lunch” estos pequeños están aprendiendo la “Lengua de Señas Mexicana”.

La mayoría fueron diagnosticados como sordos a temprana edad y por eso ya están estudiando aunque no todos corren con la misma suerte; hay bebés que lloran y nadie sabe por qué solo ellos y pasan años tratando de descubrir su realidad.

Esta es la lección que los sordos tienen para la sociedad

Al realizar este reportaje para Bitácora AM, los sordos nos dieron una gran lección, buscan ser incluidos en la sociedad, no quieren lástima, pero así como se ha considerado una segunda lengua el idioma ingles en el sistema educativo, quieren ser entendidos por los oyentes con su lengua de señas y que todos los sordos tengan ese derecho de aprender desde la misma aula de los oyentes.

#BitácoraAM | Toda esta familia ha sido sorda por generaciones; hoy, Patricia es la primera oyente

Quizás no lo sabemos y a los sordos los nombramos discapacitados, pero esta comunidad no se considera como tal, ellos están muy orgullosos de quienes son y llevan en lo alto su lengua como si fuera un idioma la “Lengua de Señas Mexicana”

Ellos aseguran que no les hace falta nada… pero sí mucho respeto; hay quienes los llaman “sordomudos” y no lo son: casi el 90% de los sordos tienen la posibilidad de hablar; sin embargo, no lo hacen porque no aprendieron a hacerlo, porque no han escuchado su voz y no pueden aprender sonidos de una lengua de manera natural.

Los sordos, si lograran hablar gritarían a los cuatro vientos ¡Inclúyeme!

¡Suscríbete a nuestro boletín de Azteca Noticias en Google News!
MÁS NOTICIAS