Pablo Montero.jpg
03 diciembre 2021
Por: Betzabe Martínez | Digital Drive

Pablo Montero no se presentó a la audiencia por la custodia de sus hijas.

El cantante de música regional mexicana enfrenta contundente polémica con su ex Carolina Van Wielink.

En 2018, Carolina Van Wielink y Pablo Montero decidieron ponerle fin a su matrimonio de siete años, durante el cual procrearon dos niñas, Carolina y Daniela.

Pero, en pleno 2021, la pareja no ha podido finiquitar sus conflictos y después de haberse ventilado los desencuentros que han protagonizado, este jueves ambos fueron citados a una audiencia para tratar diversos temas.

Sin embargo, el cantante nunca apareció así lo compartió Carolina en exclusiva a Ventaneando a su salida de los juzgados familiares de la Ciudad de México.

Pablo no se presentó, pero bueno, ahora sí que es un paso más y hay que esperar a ver qué pasa con la audiencia. Vino una licenciada de parte de él y dijo que se sentía muy mal, al final no se presentó
Nos íbamos a reunir por demandas, ahora si que son demandas que él me ha puesto para quitarme a las niñas, que soy una alcohólica y tontería y media. Más que nada fue lo de la custodia, él está peleando la custodia de las niñas; se quiere quedar con ellas. Es una tontería, pero bueno, ¿qué te digo? Ahora si que lo conocen ustedes más que yo

Te puede interesar: Ainara Suárez da contundente mensaje sobre liberación de YosStop.

Carolina Van Wielink asegura que Pablo Montero está celoso

Carolina asegura que a raíz de que ella inició una relación amorosa con alguien más, Pablo se ha ensañado con ella.

Desde que yo empecé una relación, ya llevo más de dos años con esta relación, me ha demandado una y otra vez por tonterías
Hay como nueve procesos en mi contra. Yo tengo tres contra él; por horarios, que se ponga al corriente con la manutención y por agresiones de que no se meta a mi casa

Carolina acusa al cantante de ser incongruente entre lo que dice y lo que hace.

Yo hablé por teléfono con él, incluyendo en una entrevista que hizo, dijo: ‘yo no le quiero quitar a las niñas’, pero me demuestra otra cosa. Luego me amenaza, es mucho rollo, pero lo conocen más ustedes que yo
Él sí puede ver a las niñas y convivir con ellas, pero hay un límite porque tiene sus días estipulados. Llega a la hora que quiere y cómo quiere. Hay límites y se tiene que presentar a la hora que dice

También te puede interesar: Julio Preciado celebró 55 años de vida tras superar problemas de riñón.

¡Suscríbete a nuestro boletín de Azteca UNO en Google News!
TV AZTECA | PROGRAMAS