13 enero, 2020
Vive Sin Drogas Oficial
Vive sin Drogas

Así cambia tu cuerpo cuando dejas de fumar.

Los beneficios de dejar de fumar comienzan inmediatamente después de apagar el último cigarro.

Una de las adicciones que mayores afectaciones a la salud provocan en los consumidores y que más trabajo cuesta abandonar es el consumo de tabaco, esto a pesar de que es ampliamente sabido que no fumar trae consigo grandes beneficios a la salud.

Tabaquismo

 
20 minutos
20 minutos después de haber apagado el último cigarro el ritmo cardíaco, la temperatura corporal y la presión arterial se estabilizan.

12 horas
El monóxido de carbono en la sangre se estabiliza a niveles estándar.

24 horas
Es justo en este punto en el que es muy probable que la ansiedad y el estrés por consumir tabaco se encuentren en su punto más álgido, sin embargo, este lapso de tiempo es crucial, pues los cambios benéficos de la abstinencia comienzan a ser más notorios al recuperar los sentidos del olfato y el gusto, además de mejorar el aliento.

48 horas
Después de 2 días sin fumar es muy probable que la irritabilidad aumente de manera considerable, sin embargo, es importante continuar sin consumir, pues las terminaciones nerviosas afectadas por la nicotina comienzan a regenerarse.

72 horas
Luego de 3 días sin consumir desaparecen los rastros de nicotina en el cuerpo – residuos generalmente expulsados a través de la orina-, con lo que mejora el funcionamiento pulmonar.

Una semana
Quizá sea la etapa más fuerte de abstinencia, pues el cuerpo - acostumbrado a la sustancia- pedirá de manera más agresiva el consumo de nicotina. Sin embargo, estos embates duran pocos segundos, y vale la pena aguantar.

Dos semanas
Es en este punto en el que la coagulación sanguínea de tus encías se normaliza, y aunque las ganas de fumar aun no desaparecen, te será mucho más fácil controlar la abstinencia.

Cuatro semanas
Cuando llegues a este punto habrás eliminado son síntomas psicológicos de la abstinencia como la irritabilidad, el estrés, la ansiedad y el insomnio.

Ocho semanas
La resistencia a la insulina en fumadores se normaliza. En 2 o 3 meses mejoran notablemente la circulación sanguínea y la función pulmonar, a la par que disminuye el cansancio.

9 meses
Los cilios pulmonares vuelven a crecer y son capaces de manejar la mucosidad, manteniendo los pulmones limpios, evitando infecciones. En unos pocos meses tienes menos tos, menor congestión nasal y mejora el aparato respiratorio; se recupera de forma parcial la función de limpieza del árbol bronquial.

1 año
El riesgo de enfermedad coronaria se rebaja a la mitad y mejora la energía.

5 años
El riesgo de cáncer de garganta, esófago, boca y vejiga también disminuye a la mitad. Además, el riesgo de cáncer de cuello y de ACV se iguala al de un no fumador.

10 años
El riesgo de cáncer de pulmón, el de laringe y el de páncreas disminuyen a la mitad.

15 años
El riesgo de sufrir una enfermedad coronaria o infarto es similar al de un no fumador.

Si tienes problemas de adicciones te recomendamos comunicarte a la línea de la vida (800-911-2000) o bien a la Clínica del Tabaco Tel. 54871700 Ext. 5331, en donde se te brindará el apoyo y asesoria necesarios para eliminar para siempre el consumo de la tabaco.