Saquean escuela.jpg
15 abril, 2021
Olivia Martínez Valenzuela
Estados - Notas
Compartir

Saquean y vandalizan escuelas en Monterrey

Los delincuentes se llevaron escritorios, gran parte de los pupitres, pizarrones y causaron destrozos abriendo boquetes en los salones.

Monterrey, NL.- Durante los trece meses de la pandemia del Covid-19, las instalaciones de la escuela primaria María Benavides y del kínder Eulalio González, ambas en la colonia Independencia en Monterrey, fueron saqueadas y vandalizadas.

Los delincuentes desmantelaron estos planteles y cargaron con escritorios, gran parte de los pupitres, pizarrones, las puertas, los marcos de ventanas, lockers, demás mobiliario, iluminación y buena parte del sistema eléctrico.

Y no contentos, causaron destrozos: abrieron boquete, tras boquete, en cada uno de los salones y también en los sanitarios.

TE PUEDE INTERESAR: La OMS defiende mantener abiertas las escuelas durante la pandemia de Covid-19

En los patios están los restos del material escolar, hay excremento de humanos y de animales.

Los pisos quedaron tapizados de material didáctico roto e inservible, como libros, libretas, cartulinas, colores y lápices, todo empolvado, sucio y convertido en basura.

Los daños fueron causados a partir del 17 de marzo del año pasado, al suspenderse las clases presenciales por la pandemia.

La primaria estaba cerrada y con candado, pero los delincuentes tiraron una de las puertas para ingresar.

El kínder también estaba bajo llave, pero los delincuentes ingresaron por la primaria, aprovechando que están comunicadas por un pasadizo.

Padres de familia

Los padres de familia pidieron al gobierno estatal entrar al rescate.

“Mucha tristeza, ¿Qué pediría? Más seguridad, ¿Platíqueme desde cuando está asi? No, pues toda la pandemia, todo el año pasado, sí,” expresan vecinos de la zona.

Tras evidenciarse este caso, el personal de la Secretaría de Educación local llegó para reparar los planteles y también acudieron policías de Fuerza Civil.

Pero los destrozos, el olor pestilente y la basura ahí siguen, lo que una vez fue templo del saber hoy es zona de desastre y nido de delincuentes, sin que las autoridades hagan nada.

MÁS NOTICIAS