Christine Lagarde
11 marzo, 2021
REUTERS
Finanzas - Notas
Compartir

BCE apunta a imprimir dinero más rápido para mantener a raya los rendimientos

Preocupado por un alza del rendimiento de los bonos que podría hacer descarrilar la recuperación de los 19 países que comparten el euro

El Banco Central Europeo dijo el jueves que está preparado para acelerar la impresión de dinero para limitar el costo de los préstamos de la zona euro, afirmando a los escépticos mercados que está decidido a sentarlas bases para una sólida recuperación económica.

Preocupado por un alza del rendimiento de los bonos que podría hacer descarrilar la recuperación de los 19 países que comparten el euro, el BCE dijo que usará de manera más generosa en los próximos meses los 1.85 billones de dólares de su programa de compras de bonos contra la pandemia (PEPP), con el fin de frenar cualquier alza no deseada de los costos de financiación de la deuda.

El Consejo de Gobierno espera que las compras en el marco del PEPP durante el próximo trimestre se realicen a un ritmo significativamente mayor que durante los primeros meses de este año”, dijo el BCE en un comunicado tras su reunión de política monetaria habitual.

La ampliamente esperada decisión llega tras una constante alza de los rendimientos desde inicios de año, que ha imitado una tendencia similar en Estados Unidos en lugar de reflejar las mejoradas perspectivas económicas a lo largo de la zona euro.


TE PODRÍA INTERESAR:
Inicia 84° Convención Bancaria

El crecimiento de la zona euro es más débil de lo previsto en la actualidad, mientras una nueva ola de la pandemia del COVID-19 y una distribución de la vacunas dolorosamente lenta están requiriendo confinamientos más largos, desafiando las expectativas de un rápido rebote en la primavera boreal.

Aunque se espera que la situación económica general mejore durante 2021, sigue habiendo incertidumbre en torno al panorama en el corto plazo, relacionándose en particular con la dinámica de la pandemia y la velocidad de las campañas de vacunación”, dijo la presidenta del BCE, Christine Lagarde, en una conferencia de prensa.

No obstante, nuevas previsiones de su personal estiman un crecimiento algo mayor del 4% para 2021 en su conjunto.

La proyección de inflación se elevó también al 1.5% desde el 1% estimado en diciembre, aunque Lagarde indicó que refleja factores temporales y el aumento de los precios de la energía.

Los inversores habían empezado a dudar del compromiso del BCE después de que los volúmenes de compras de bonos decrecieron de hecho en las dos últimas semanas, afectando a las expectativas sobre si usaría su largamente publicitada “flexibilidad” para impulsar la actividad del mercado.

El anuncio hizo caer los rendimientos. El retorno de los papeles alemanes a 10 años, el referencial para la región, extendió su declive y cedía 4 puntos básicos, a su mínimo en más de una semana, al -0.36%.

En medio de diferencias entre los moderados y los de línea dura dentro de su Consejo de Gobierno sobre el nivel de urgencia, el BCE dijo que seguirá comprando de forma flexible, aunque reafirmó que esta cuota del PEPP no será utilizada necesariamente por completo si las condiciones del mercado lo permiten.

MÁS NOTICIAS