Graciela Márquez Colín
25 mayo, 2020
Notimex
Finanzas - Notas
Share

Avanza crédito a la palabra y dispersa más de ocho mil 331 mdp

Agregó que ahora los créditos solidarios serán para aquellos trabajadores afiliados al IMSS, como son las trabajadoras del hogar y los trabajadores independientes

La secretaria de Economía, Graciela Márquez Colín, informó que sobre el avance del millón de créditos a la palabra para Empresas Familiares, el cual ha dispersado ocho mil 331 millones de pesos, a través de poco más de 333 mil 200 créditos.

 

En conferencia de prensa en Palacio Nacional, la funcionaria federal recordó que este crédito ya está colocado e identificado, pero avanza con una logística, más lenta para respetar la jornada nacional de sana distancia y con ello evitar que la gente se aglomere en los bancos designados.

Respecto al otro millón de créditos, la directora de Incorporación y Recaudación del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Norma Gabriela López Castañeda, recordó que este programa se ubica en su segunda fase, tras concluir el pasado 15 de mayo los créditos a empresarios solidarios que se otorgó a 191 mil 981 personas, con una dispersión de más de cuatro mil 800 millones de pesos.

Agregó que ahora los créditos solidarios serán para aquellos trabajadores afiliados al IMSS, como son las trabajadoras del hogar y los trabajadores independientes, que en conjunto suman poco más de 46 mil personas, que pueden ser acreedores al crédito de 25 mil pesos.

De ese universo, indicó López Castañeda, se tiene hasta este lunes 25, un total de cuatro mil 067 solicitudes aprobadas, de las cuales, mil 967 corresponden a las trabajadoras del hogar, y dos mil 100 a trabajadoras independientes.

Para conocer más a quienes son beneficiarias del programa de crédito solidario, la funcionaria federal, apuntó que en su mayoría las trabajadoras del hogar, son mujeres de entre 51 y 60 años de edad, con salarios promedio de cinco mil pesos, que provienen de la Ciudad de México, Estado de México, Guerrero, Jalisco y Sinaloa.

En este sentido, la secretaria Graciela Márquez apuntó que junto con las acciones de crédito y apoyo a empresas y familias, se han diseñado programas alternos para dinamizar la economía una vez que se reinicien las actividades productivas, y por ello, ahora que el 1 de junio se consideró esencial a la construcción, minería e industria automotriz, habló del programa de Ventanilla de Construcción Simplificada (VECS).

Al respecto, el coordinador de Estados y Municipios de la Comisión Nacional de Mejora Regulatoria (Conamer), Ramón Archila Marín, explicó que la industria de la construcción es vital para la actividad económica al ser el generador de ocho por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), y la ventanilla única -que existe desde 2019- es un factor para agilizar los trámites, evitar la corrupción y fomentar el desarrollo económico del país.

Destacó que por cada 10 empleos creados en la industria de la construcción se crean ocho más, por ello, donde se construyen nuevos proyectos se crean también nuevas fuentes de ingreso. Ante ello, se decidió que la licencia de construcción, que no es más que un permiso para construir, dejara atrás los “interminables trámites que podrían ir desde cinco a 225 días hábiles, es decir un año, así -dijo- “lo cambiamos a tres pasos, que pueden duran 10 días máximo, cinco interacciones en ventanilla y 11 requisitos.

MÁS NOTICIAS