editorial barajas fin de año navidad
16 diciembre 2021
Juan Carlos Barajas
Opinión FIA
Compartir

Cenar sin excederse en Navidad y Año Nuevo

En solo un par de semanas o días, una persona puede subir hasta siete kilos de peso debido a las cenas de Navidad y Año Nuevo.

Durante las épocas de asueto como Semana Santa, pero en especial en Navidad y Año Nuevo, vivimos para celebrar y más después de un largo confinamiento por causa de la pandemia.

En estos días la dieta se hace mil pedazos de modo que acabando el maratón Guadalupe-Reyes, la báscula nos da un golpe de realidad. En promedio una persona puede subir tres, cinco o hasta siete kilos de peso en sólo un par de semanas y el problema es volver a nuestro peso.

En este descontrol intervienen varios factores: por un lado ingerimos alimentos altamente calóricos que no consumimos de manera habitual, comemos cantidades mucho mayores de las que acostumbramos, mezclamos con cantidades generosas con alcohol, refrescos, jugos, etc. y lo hacemos en horas poco convenientes para digestión.

No se trata de privarse del bacalao de la abuelita ni de los romeritos de la tía que a fuerza de insistir, ha agarrado sazón; se trata de hacerlo de manera consciente y responsable .

En general los expertos en nutrición recomiendan evitar comer y mezclar cantidades exageradas de alimentos altamente calóricos. Aunque la variedad de alimentos sea grande decídase por comer sólo una proteína y reserve el resto de los platillos para degustarlos al día siguiente. Siempre acompañe su plato principal con alguna ensalada que no tenga demasiado dulce ni grasa añadida, como la crema; incorpore fibra en todas sus comidas en especial en el día de la cena de Navidad o Año Nuevo.

El consumo de alcohol “derecho” o en las rocas

La bebida también es de cuidado. De entrada no se debe exceder el consumo de alcohol, hay que hacerlo con medida y procurando no añadir endulzantes adicionales. Prefiera bebidas que se tomen “derecho” o en las rocas, no añada jugos, refrescos o frutas y de cuando en cuando, durante la cena, beba agua.

Si cenó como si no fuera a haber mañana y bebió como si se fuera a acabar el mundo, no se acueste de inmediato. Idealmente los especialistas recomiendan dejar pasar de 3 a 4 horas y si la cruda hace de las suyas, no le meta más alcohol.

Hay que celebrar en familia, con amigo, con seguridad, con salud y sobre todo sin excederse para que llegado el nuevo año nuestro propósito sea seguir por el buen camino y no reparar los estropicios de la celebración.

Sobre este tema conversamos con la nutrióloga Grace Izquierdo que nos da estos y muchos consejos más para las cenas de Fin de Año.

¡Suscríbete a nuestro boletín de Azteca Noticias en Google News!
MÁS NOTICIAS