trabajador
28 diciembre 2021
Azteca Noticias
Salud - Educacion - Y - Bienestar - Notas
Compartir

Salario emocional, un nuevo incentivo para los trabajadores en México

El salario emocional abarca beneficios como horarios flexibles; una práctica nueva en México, empleada por empresas transnacionales desde hace 20 años.

Un estudio de la UNAM realizado en México, reveló que las empresas que apostaron por iniciativas enfocadas al bienestar laboral, como el llamado salario emocional, es decir beneficios no monetarios entre los que se cuentan los horarios flexibles y permisos, son las que aún en la contingencia por la Covid-19 lograron incrementar sus ventas y producción.

La investigación, encabezada por la experta Erika Villavicencio Ayub, de la Facultad de Psicología de la UNAM, comenzó recopilando datos que revelaron que antes de la pandemia, México estaba catalogado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como el país más estresado a nivel mundial, pero que con la contingencia estas condiciones negativas se incrementaron.

Fue entonces cuando la experta de la UNAM, decidió medir el impacto de la COVID-19 en los trabajadores mexicanos durante 2020 y 2021, y detectó que en la emergencia sanitaria dos de cada cuatro han tenido síntomas relacionados con un trastorno mental, incluido estrés laboral o postraumático, depresión y ansiedad, por lo cual prácticamente la mitad enfrenta una situación difícil:

“Los múltiples retos y situaciones complicadas hacen que los colaboradores no sólo se desgasten o se alejen de la responsabilidad y la atención hacia su desempeño en la organización, sino que los orilla a irse y buscar otro lugar de trabajo donde, por ejemplo, se les permita atender un tema familiar o personal”.
felicidad

Salario emocional, una práctica con más de 20 años de antigüedad

De acuerdo con la experta universitaria, existen organizaciones trasnacionales que incluyeron el salario emocional hace más de dos décadas y documentan que obtienen mejores resultados e índices altos de satisfacción laboral. Sin embargo, en México esto podría ser algo novedoso, porque esta práctica aún no está arraigada en la mayoría de las empresas.

Algunas empresas mexicanas tienen índices bajos en satisfacción de sus colaboradores y, por ende, baja productividad. Pero al implementar políticas que los motiven a que se sienta más cómodos mediante acompañamiento en distintas etapas y necesidades de su vida privada y profesional, podrían adquirir mayor compromiso en sus responsabilidades.

Algunas empresas han usado el salario emocional a su favor para atraer talento o conseguir la lealtad de sus empleados. Y es que no hay nada más improductivo que un empleado infeliz.

Síndrome del trabajador quemado

En el 2019 la OMS incorporó el concepto “burnout” (síndrome del trabajador quemado) a la clasificación internacional de enfermedades; fue descrito como una resultante de estrés crónico en el trabajo.

El síndrome de burnout o “síndrome del trabajador quemado” hace referencia a la cronificación del estrés laboral y se manifiesta a través de un estado de agotamiento físico y mental que se prolonga en el tiempo y llega a alterar la personalidad y autoestima del trabajador.

Expertos como Ricardo Lozada Vázquez, profesor de la Facultad de Psicología (FP) de la UNAM, aseguran que para que las personas se sientan satisfechas en su trabajo , realicen sus labores con calidad y sean productivas, no sólo necesitan un buen salario, sino ser estimulados cognitiva y afectivamente, así como sentirse en un ambiente de competencia y autonomía.

¡Suscríbete a nuestro boletín de Azteca Noticias en Google News!
MÁS NOTICIAS