Kirk Douglas, un referente del cine clásico de Hollywood
05 febrero, 2020
Azteca Noticias
Salud - Educacion - Y - Bienestar - Notas
Compartir

Kirk Douglas, un referente del cine clásico de Hollywood

Sus tendencias izquierdistas nunca le permitieron ganar un Oscar

Toda una vida en el cine pero nunca galardonado por la Academia. Así fue parte de la vida de Kirk Douglas, quien falleció este miércoles a los 103 años. Pese a sus apariciones en la pantalla grande, en los Oscar siempre le arrancaron la estatuilla por sus tendencias izquierdistas.

Issur Danielovitch Demsky, mejor conocido como Kirk Douglas, nació el 9 de diciembre de 1916 en Ámsterdam, Nueva York, en medio de una familia de campesinos judíos.

Su primer acercamiento con la actuación ocurrió en sus primeros años de escuela, los cuales fueron complicados por la falta de dinero.

Luego de graduarse en Letras, comenzó a dar clases de arte dramático a niños en la Academia Norteamericana de Arte Dramático de Nueva York y en 1941 debutó en los escenarios de Broadway con la obra “Spring Again”.

Con el paso de los años dio vida a diferentes personajes en obras y películas como “Trío”, “The Strange Love of Martha Ivers”, “Murallas humanas” y “Carta a tres esposas”.

Fue así que en 1949 llegaría a tener uno de sus primeros grandes triunfos con la cinta “El ídolo de barro” al interpretar a un boxeador; dicha actuación le valdría una nominación a los Oscar.

En 1954 apareció en “20000 leguas de viaje submarino” y años después su nombre lució en las películas “La pradera sin ley”, “Hombres temerarios”, “Pacto de honor”. “El loco del pelo rojo” y “Duelo de titanes” hasta llegar a “Espartaco” y “Senderos de gloria” de Stanley Kubrick.

Saciada una parte de su alma con apariciones en el cine, Kirk Douglas apostó por la televisión con “Dr. Jeckyll and Mr. Hyde”, “Cat and Mouse”, “The Moneychangers” y "Última escapada”, entre otras producciones.

Peter Ustinov, Charles Laughton, Laurence Olivier, Jean Simmons y Anthony Quinn compartieron con él un escenario de triunfos por el cual recibió un galardón con la leyenda “Su talento empieza en la planta de sus pies y acaba en un espíritu que puede llegar más allá de las estrellas”.

Douglas, después de la actriz Olivia de Havilland, fue el superviviente más longevo de los actores de cine clásico de Hollywood y aunque nunca ganó un Oscar (en 1996 recibión un Oscar Honorífico Ganador), siempre será recordado por su gran talento en el cine, ideas contrarias a las convenciones sociales y servicio a la comunidad.

MÁS NOTICIAS