suiza capsula suicidio asistido sarco
Twitter @philipnitschke
08 diciembre 2021
Azteca Noticias
Internacional - Notas
Compartir

Suiza aprueba el uso de Sarco, una cápsula de suicidio asistido

Sarco, la cápsula de suicidio asistido aprobada en Suiza, permite una muerte en paz y sin dolor, en menos de un minuto.

Suiza uno de los países que aprueba la eutanasia da un paso más en el tema y legaliza el uso de Sarco, una cápsula de suicidio asistido que facilita a las personas el proceso de morir por decisión propia.

Sarco, la cápsula de suicidio asistido, fue creada por el australiano Philip Nitshke, un físico que lleva años defendiendo el derecho a la eutanasia de forma indolora.

Philip Nitshke dijo en una entrevista que su novedoso sistema permite que la persona muera de manera apacible, “sin dolor ni sensación de ahogo”.

Añade que por el momento solo hay dos prototipos de Sarco, sin embargo, estos no son “estéticamente agradables”, por lo que aún no pueden ser utilizados, pero ya está fabricando un tercero en Holanda, el cual estará listo para ser usado en Suiza en 2022.

¿Cómo funciona Sarco, la cápsula de suicidio asistido?

El creador de la cápsula de suicidio asistido explica que Sarco tiene la forma de un ataúd con páneles, la cual está sobre una plataforma elevada que genera un poco de inclinación.

La persona que hará uso de su derecho de eutanasia en Suiza, debe meterse en Sarco, una vez dentro, digita un códico especial con el cual activará el mecanismo de la cápsula de suicidio asistido que la pondrá en funcionamiento.

La cápsula de suicidio asistido expulsará nitrógeno, lo que reducirá rápidamente el nivel de oxígeno del 21 al 1 por ciento, en solo 30 segundos, y ocasionará que el paciente pierda la vida. De acuerdo con su creador, la persona solo sentirá cierta desorientación e incluso euforia antes de perder la consciencia.

Philip Nitshke detalla que el proceso de suicidio asistido con Sarco dura menos de un minuto y la persona fallece por hipoxia e hipocapnia, lo que permite una muerte en paz y sin dolor.

Nitschke pretende incorporar una cámara en la cápsula de suicidio asistido que permita comunicación con las personas al exterior y que grabe el consentimiento informado de acto.

¡Suscríbete a nuestro boletín de Azteca Noticias en Google News!
MÁS NOTICIAS