tamaulipas_niños.jpg
Crédito: Pixabay
16 marzo, 2021
Azteca Noticias
Estados - Notas
Share

Tamaulipas prohíbe dar empujones y pellizcos a menores de edad

El Congreso aprobó las reformas que prohíben el castigo corporal y humillante como método correctivo o disciplinario en menores de edad en Tamaulipas.

La temida chancla ya no tendrá cabida en los hogares de Tamaulipas o al menos así lo prevé el Congreso local, que aprobó reformas que prohíben los castigos corporales como medio correctivo en menores de edad.

Con esta aprobación, realizada este martes, se homologa la Ley de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes del Estado con la Ley General en la materia, la cual define que el castigo corporal es aquel donde se utiliza la fuerza física, incluyendo golpes con la mano o con algún objeto, empujones, pellizcos, mordidas, tirones de cabello o de las orejas.

Te puede interesar: VIDEO: Ladrón se queda atorado al intentar robar casa; policía lo ‘rescata’

Estas reformas también prohíben que se ejerzan sobre los menores posturas incómodas, quemaduras, ingesta de alimentos hirviendo u otros productos, o cualquier otro acto que tenga como objeto causar dolor o malestar, aunque sea leve.

En cuanto al castigo humillante incluye prácticas como tratos ofensivo, denigrante, desvalorizador, estigmatizante, ridiculizador y de menosprecio, así como cualquier acto que provoque dolor, amenaza, molestia o humillación cometido en contra de niñas, niños y adolescentes.

Con estas reformas buscan que se tomen las medidas necesarias para evitar la violencia contra niños y adolescentes en Tamaulipas.

Te puede interesar: Covid-19: Teotihuacan cerrará durante equinoccio de primavera

Durante la presentación de la reforma, diputados aseguraron que la violencia como correctivo o disciplinario hacia las personas no contribuyen con los ambientes de seguridad y paz que se buscan para el estado de Tamaulipas.

Violencia infantil en México

En México, al menos 63% de menores de 1 a 14 años han sido sujetos de violencia física o psicológica; estas prácticas de violencia pueden tener consecuencias irreparables y pasar de generación en generación, ya sea porque se convierten en víctimas o repiten el patrón de conducta.

De acuerdo con la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en el Hogar (2016), más de 6 de cada 10 niños y niñas de 1 a 14 años han experimentado disciplina violenta a nivel familiar, situación que se agravó con la pandemia.

“El panorama de violencia contra niñas, niños y adolescentes en México ya era grave antes del confinamiento, pero la pérdida de empleos e ingresos, y otros elementos de estrés intrafamiliar son factores de riesgo asociados a aumentos de la violencia contra la infancia y, tristemente, esos están presentes en muchos hogares en el país en estos momentos. Pero hay soluciones”, resaltó Christian Skoog, representante de UNICEF en México.

Te puede interesar: Eligen a Rita Plancarte como rectora de la Universidad de Sonora

MÁS NOTICIAS