telescopio espacial James Webb lanzamiento
Reuters
22 diciembre 2021
Julián Molina Rivera
Internacional - Notas
Compartir

El telescopio espacial James Webb vuelve a retrasar su lanzamiento

El lanzamiento del telescopio espacial James Webb desde el Puerto Espacial Europeo de la Guayana Francesa será el más importante de la historia.

Esta vez el causante del retraso del lanzamiento del telescopio espacial James Webb ha sido el tiempo, los meteorólogos han pronosticado tormentas eléctricas durante toda la semana en el Puerto Espacial Europeo de la Guayana Francesa.

La primera ventana de lanzamiento se abre el 25 de diciembre después de la fecha programada.

El retraso fue comunicado por la NASA, la Agencia Espacial Europea y Arianespace, la compañía encargada del lanzamiento. Lo hicieron al concluir una última revisión antes de autorizar el traslado del cohete con el telescopio ya encapsulado al sitio de lanzamiento.

Lanzamiento del telescopio espacial James Webb para Navidad

La nueva fecha de lanzamiento objetivo es el 25 de diciembre, sin embargo, esta fecha se confirmará en la Guayana Francesa cuando se emita un nuevo pronóstico del tiempo.

El tiempo pinta igual de mal el sábado, con un 83% de probabilidad de lluvia a la hora del lanzamiento y tormentas eléctricas durante todo el día.

El James Webb tiene un largo historial de retrasos. En 1997, cuando el telescopio espacial acababa de empezar a desarrollarse, se planificó un lanzamiento para 2007 con un presupuesto de 500 millones de dólares. El telescopio ha costado finalmente unos 10,000 millones de dólares, y a estas horas no podemos estar seguros de que vaya a lanzarse en 2021.

Uno de los lanzamientos más importantes de la historia

Ya sea a finales de este año o principios del siguiente, será uno de los lanzamientos más importantes de la historia. El telescopio espacial James Webb es el más grande y potente que se lanzará al espacio. Sus instrumentos nos permitirán observar por primera vez qué aspecto tenía el universo temprano, comprender cómo se forman las galaxias y los agujeros negros, e incluso observar directamente los exoplanetas y sus atmósferas.

El nuevo telescopio espacial James Webb está llamado a ser el sucesor del Hubble, pero entre ambos han pasado más de 30 años y tecnológicamente son muy diversos.

El tamaño de su espejo primario y su capacidad de ver la luz infrarroja marcan las principales diferencias

Operará a 1.5 millones de kilómetros de la Tierra

El nuevo telescopio espacial James Webb operará a 1.5 millones de kilómetros de la Tierra, lo que hace imposible mandar misiones tripuladas para repararlo o actualizarlo.

El espejo primario de JW mide 6.5 metros, frente a los 2.4 del Hubble, al ser más grande proporciona además más poder de resolución.

El investigador del Centro de Astrobiología (CAB, CSIC-INTA) Santiago Arribas y Anthony Marston, de la ESA, dijo a Efe que la envergadura del espejo es tan importante porque JW va a estudiar objetos “extremadamente lejanos”, lo que implica que corresponden a momentos más tempranos de la historia del universo, tanto que podrá detectar las primeras galaxias, estrellas y agujeros negros. “Estamos hablando de cuando el universo era del orden del 5 % o menos de la edad actual, que es de unos 13,700 millones de años”.

El telescopio tiene, además, un escudo solar del tamaño de una cancha de tenis, formado por cinco capas de un material especial para evitar -explica- que el Sol incida en el telescopio y sus cuatro instrumentos, calentándolos. Esta “especie de sombrilla” logra que se enfríe a temperaturas de -230 grados, pues si se calentara emitiría radiación en el infrarrojo que “se confundiría con la que queremos medir”.

Tiempo de vida limitado

JW tendrá un tiempo de vida limitado. Debido al sitio donde operará necesitará, en ocasiones, propulsión para corregir y mantener correctamente la órbita y cuando se acabe el combustible ya no será posible hacerlo. Arribas señala que el tiempo previsto son unos diez años.

¡Suscríbete a nuestro boletín de Azteca Noticias en Google News!
MÁS NOTICIAS