filipinas_sentadillas.jpg
Crédito: Facebook @DharManaog
06 abril, 2021
Azteca Noticias
Internacional - Notas
Compartir

Viola restricciones y de castigo hace 300 sentadillas y muere

En Filipinas, un hombre murió después de hacer 300 sentadillas como castigo por no cumplir las restricciones para evitar contagios de Covid-19.

En Filipinas, un hombre de 28 años murió después de que la policía lo obligó a realizar 300 sentadillas como parte de un castigo por salir a comprar agua fuera del horario que las autoridades establecieron para evitar contagios de Covid-19.

Los hechos ocurrieron en la ciudad de General Trías, en la isla de Luzón, cuando Darren Manaog Peñaredondo fue detenido por los policías mientras compraba agua en horarios fuera del toque de queda.

Te puede interesar: Policía reporta víctimas tras tiroteo en Frederick, Maryland

Según medios locales, el joven y otros infractores fueron llevados al edificio municipal, donde los elementos policiacos los obligaron a realizar 100 sentadillas; no obstante, Peñaredondo tuvo dificultades para hacer los ejercicios y no coordinaba los movimientos con el resto de sus compañeros, por lo que tuvo que hacer 300 repeticiones.

Cuando regresó a su casa, su novia notó que no podía caminar normal y lo primero que pensó fue que lo habían golpeado, pero el joven le explicó lo que había ocurrido y decidieron olvidar el suceso.

Presidente de Filipinas advirtió que fusilarán a quien no cumpla las medidas de salud pública

Al día siguiente, según medios locales, Peñaredondo se quejó de fuertes dolores en las rodillas y los muslos, que le impedían moverse de forma normal, aunque luchó por caminar, no pudo hacerlo.

Después de unas horas, sufrió una convulsión y cayó al suelo; en ese momento, uno de sus vecinos trató de ayudarlo con reanimación cardiopulmonar pero fue en vano, ya que el joven murió minutos después.

Sobre este caso, el general Antonio Ferrer ordenó a las autoridades correspondientes que investiguen el caso que describió como un presunto caso de “tortura”.

Por su parte, Marlo Nilo Solero, jefe de la policía local, insistió que en ningún momento se sometió al joven a dicho castigo ya que los infractores solo reciben un llamado de atención verbal.

En días pasados, el presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, advirtió que cualquier persona que no cumpla las medidas de salud pública impuestas por la pandemia, podría ser fusilado.

Después de eso, el jefe de la policía nacional aclaró que el presidente solo trataba de transmitir la gravedad de la crisis de salud que vive ese país y que nadie sería abatido a tiros por incumplir las medidas sanitarias.

Te puede interesar: Cientos de prisioneros en Nigeria fueron liberados por grupo armado

MÁS NOTICIAS