Niñas y jóvenes afganas queiren volver a al escuela
ZOHRA BENSEMRA/REUTERS
02 noviembre 2021
Reuters
Internacional - Notas
Compartir

Niñas y jóvenes afganas desesperadas por volver a la escuela

Luego de que el Talibán tomó el poder en Afganistán, las niñas y mujeres afganas están inseguras sobre su futuro escolar y profesional.

Para llenar sus días y mantener su mente ocupada, la estudiante universitaria Hawa dibuja bocetos y lee minuciosamente libros en su casa de Kabul. Como cientos de miles de otras niñas y jóvenes afganas, a la estudiante de literatura rusa de 20 años no se le ha permitido regresar a la escuela desde que el Talibán tomaron el poder a mediados de agosto.

Y como muchos de sus compañeros, siente una mezcla de frustración y enfado porque sus aspiraciones de estudiar y trabajar se ven frustradas.

“Mientras exista el Talibán aquí (en el país), no puedo tener esperanzas para mi futuro”, dijo Hawa a Reuters en la casa de su familia, donde ha estado encerrada.

El movimiento Talibán islamista, que irrumpió en el poder después de derrocar al gobierno respaldado por Occidente, ha permitido que todos los niños y niñas más jóvenes regresen a la escuela, pero no ha permitido que las niñas afganas asistan a la escuela secundaria .

La mayoría de las universidades públicas no están funcionando o solo de manera parcial.

Los funcionarios del Talibán han tratado de asegurar a los afganos y a los donantes extranjeros que se respetarán los derechos de las personas, lo que incluye permitir que las niñas vayan a la escuela y que las afganas estudien y trabajen una vez que se hayan aclarado los detalles sobre cómo hacerlo de acuerdo a la ley islámica.

También han culpado a la comunidad internacional de cortar la ayuda, lo que dificulta la financiación de la reapertura de escuelas y universidades para todos.

Más de tres meses después de que iniciara su gobierno, eso no ha sucedido, y algunos son escépticos de un grupo, ya que cuando estuvo en el poder por última vez, entre 1996 y 2001, prohibió a todas las niñas ir a la escuela y a las mujeres el empleo remunerado.

Menos de 40% de las niñas afganas asistieron a la escuela secundaria en 2018 a pesar de que estaba permitido entonces, según las cifras más recientes de la UNESCO.

Gran parte del país sigue siendo profundamente conservador, a pesar de 20 años de gobierno respaldado por Occidente y miles de millones de dólares en ayuda exterior destinada en parte a promover la igualdad y los derechos civiles.

Afganas quieren estudiar

Pero en los centros urbanos en particular, las niñas y las mujeres han disfrutado de mayores libertades desde 2001 y son reacias a dejarlas ir.

“Aquellos de nosotros que fuimos a la universidad y también teníamos trabajo, estábamos ayudando a nuestras familias, pero ellos (el Talibán) dicen que todo lo que hemos estudiado en los últimos 20 años es inútil”, dijo Hawa.

Al otro lado de la ciudad, Sahar, de 17 años, también está atrapado en casa. Quiere ser ingeniera, pero, al menos por ahora, tiene que aprender en casa lo mejor que pueda.

“Estoy tratando de continuar mis lecciones en casa, sin embargo, el ambiente en la escuela, el salón de clases, nuestros amigos y maestros es algo diferente en comparación con estar en casa”.

Ella mostró con orgullo a Reuters su antiguo salón de clases: un director de la escuela en las instalaciones ese día permitió que Sahar entrara.

“Me encantaría volver a mi clase, reanudar mis estudios, estar con mis compañeros y maestros”, dijo, mirando con nostalgia alrededor del salón donde los escritorios y bancos acumulaban polvo.

Cuando su hermano y hermana menores regresan de la escuela todos los días, Sahar les ayuda con la tarea.

“Ellos... vuelven a casa y hacen sus deberes, hablan de sus compañeros de clase y de sus estudios. Pero me siento triste por dentro porque no puedo ir a la escuela yo mismo”.

Sahar, estudiante de 17 años, estudia en YouTube para mantenerse ocupada en su casa de Kabul, Afganistán. Sahar quiere convertirse en ingeniera pero, al menos por ahora, tiene que aprender en casa lo mejor que puede. “Estoy tratando de continuar mis lecciones en casa, pero sin embargo, el ambiente en la escuela, el salón de clases, nuestros amigos y maestros es algo diferente en comparación con estar en casa”.
ZOHRA BENSEMRA/REUTERS
Sahar, estudiante de 17 años, estudia en YouTube para mantenerse ocupada en su casa de Kabul, Afganistán. Sahar quiere convertirse en ingeniera pero, al menos por ahora, tiene que aprender en casa lo mejor que puede. “Estoy tratando de continuar mis lecciones en casa, pero sin embargo, el ambiente en la escuela, el salón de clases, nuestros amigos y maestros es algo diferente en comparación con estar en casa”.

¡Suscríbete a nuestro boletín de Azteca Noticias en Google News!
MÁS NOTICIAS