Maduro se dice listo para hacer cambios económicos
CARLOS GARCIA RAWLINS/REUTERS
12 febrero, 2019
Notimex
Internacional - Notas
Compartir

El Ku Klux Klan que hoy gobierna la Casa Blanca quiere apoderarse de Venezuela: Maduro

Sobre la ayuda humanitaria aseguró que es un pretexto para “justificar” una intervención en su país.

12 de febrero.- El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, descartó dejarse llevar por presiones internas y externas, aseguró que confía en la lealtad de las fuerzas armadas y planteó que la “imagen” de hambre es parte de un plan golpista dirigido por Estados Unidos. 

En una amplia entrevista con la BBC, Maduro se refirió a varios temas, entre los que insistió que el gobierno del presidente estadunidense Donald Tump está detrás de la oposición política venezolana, “es una guerra política, del imperio estadunidense, de la extrema derecha que hoy gobierna” Estados Unidos, dijo. 

“El Ku Klux Klan que hoy gobierna la Casa Blanca quiere apoderarse de Venezuela, han posicionado una estrategia política, comunicacional, diplomática, terrorista para apoderarse de Venezuela”, denunció Maduro. 

Sobre la ayuda humanitaria que Estados Unidos envió para los venezolanos, en coordinación con el opositor y juramentado presidente encargado de Venezuela, Juna Guaidó, indicó que sólo es un pretexto para “justificar” una intervención en su país. “Venezuela es un país que tiene dignidad. 

Estados Unidos ha pretendido montarnos una crisis humanitaria para justificar una intervención militar. Nosotros decimos no a las migajas que ellos pretenden traer, una comida intoxicada de sobra que tienen. 

Venezuela produce y trabaja, y nuestro pueblo no necesita ser mendigo de nadie”, subrayó. Maduro aseguró que Venezuela no es un país de hambruna, que eso es sólo “un estereotipo” de los medios de comunicación con una Venezuela que no existe. 


“Llevamos muchos años en una lucha exitosa por reducir la pobreza y la miseria, elevar la calidad del empleo, por proteger a nuestros pensionados, por establecer un sistema de salud pública y una educación que llega a más del 90 por ciento de nuestros niños y niñas”, dijo. 

Reconoció que “tenemos problemas. Tenemos un 4.4 por ciento de pobreza extrema. Claro que queda por superar. Pero venimos de un 25 por ciento y hemos reducido todos los índices de desigualdad”.

¡Suscríbete a nuestro boletín de Azteca Noticias en Google News!
MÁS NOTICIAS