Nina Uma
16 noviembre, 2019
Notimex
Internacional - Notas
Compartir

En Bolivia se nos viene el fascismo con toda dureza, advierte cantante Nina Uma

“Si bien el gobierno de Evo Morales puede tener un montón de equivocaciones, era la única opción con la que se podía negociar desde la sociedad civil”, estimó Nina Uma

16 de noviembre.- La cantante Nina Uma, quien con su arte conversa sobre grupos vulnerables desde 2007, consideró esta semana que a Bolivia la asedian el fascismo, la intolerancia, la criminalización de pobres e indígenas, la violencia militar, el retroceso.

  En declaraciones, la rapera dijo sobre quienes perpetraron lo que algunos consideran un golpe de estado contra Evo Morales que “se nos viene el fascismo con toda la dureza. Cuando salen las fuerzas armadas a reprimir no son amables, son terriblemente duros”.

Durante su gestión, el exmandatario indígena logró cuadruplicar el Producto Interno Bruto (PIB) de Bolivia y reducir de 59.9 a 34.6 puntos el porcentaje de personas viviendo debajo de la línea de pobreza, según estimaciones del Banco Mundial, además de nacionalizar recursos como los hidrocarburos.

“Si bien el gobierno de Evo Morales puede tener un montón de equivocaciones, era la única opción con la que se podía negociar desde la sociedad civil”, estimó Nina Uma, habitante de El Alto y quien desde el rap habla de identidades culturales, comunitarias, resistencia anticapitalista, derechos humanos.

A pesar de que la evaluación de la Organización de los Estados Americanos (OEA) habló sólo de irregularidades en las últimas elecciones, y en tal sentido recomendó repetir el proceso, los medios apuraron la manipulación de los hechos y cerraron canales para transmitir información alterna, acusó la artista.

Esto llevó a una veloz escalada de la violencia, con personas golpeadas, atadas, amenazadas, secuestradas, torturadas, amedrentamiento, casas quemadas y la quema de la wiphala, bandera que agrupa las diversidades indígenas del estado plurinacional de Bolivia, reconocido así constitucionalmente.

El racismo y una noción de república que desconoce la pluriculturalidad boliviana, además de la criminalización de la pobreza, han resurgido en esta crisis. “Ha salido ese monstruo racista, es una pena que haya salido eso, cosas que aún toca trabajar en nuestra Abya Yala”, expresó.

El golpe “es una medida evidentemente geopolítica, no son hechos aislados dentro del planeta ni del continente. Están intentando escarmentarnos. Son momentos muy dolorosos. Al punto del quiebre en nuestros corazones. Y además que queda bronca de que no hayamos sido capaces de fortalecer más todos estos procesos desde nuestras organizaciones”.

MÁS NOTICIAS