IPN diseña prótesis.jpeg
Especial
14 julio, 2021
Rubén Mendoza
Salud - Educacion - Y - Bienestar - Notas
Compartir

IPN desarrolla novedosa prótesis de cadera para joven con cáncer

El IPN creó una novedosa prótesis de cadera para devolver la movilidad a un joven de 19 años, afectado por cáncer, quien hubiera tenido que usar silla de ruedas

El Instituto Politécnico Nacional (IPN) desarrolló una novedosa prótesis de cadera para devolverle la movilidad a un joven de 19 años afectado por el cáncer, quien de otra manera hubiera tenido que utilizar muletas y silla de ruedas.

Es un trabajo en el que participaron ingenieros e investigadores del IPN y médicos del Centro de Investigación y Laboratorio Biomecánico (Cilab).

El reto era diseñar una prótesis que se adecuara a la perfección para José Carlos Reyes, quien llevaba siete cirugías. El paciente presentaba una deformación debido a un ostosarcoma o cáncer de hueso, que le generó osteoartrosis en la articulación coxofemoral.

“Al principio, me habían dicho que no iba a poder caminar. Que iba a estar con muletas ya el resto de mi vida”, recuerda José Carlos.

Por su parte, Juan Alfonso Beltrán Fernández, doctor en Ciencias con especialidad en Biomecánica de la Escuela Superior de Ingeniería Mecánica y Eléctrica (ESIME) Unidad Zacatenco, y quien encabezó el diseño, explica la complejidad del reto al que se enfrentaban:

“Ningún implante o una situación habitual facilitaba el trabajo... nos dio la oportunidad de conocer el caso clínico, saber que requeriría por una parte, parte de material o de una región de la cadera”.

IPN la prótesis de cadera.jpeg
Especial
Tanto la prótesis como la cirugía fueron un éxito

Soluciones personalizadas

Y es que existen prótesis genéricas, disponibles comercialmente para solucionar algunos problemas; pero, acota Beltrán Fernández, no pueden instalarse en un hueso perturbado con geometría comprometida.

Destaca que el desarrollo de este tipo de implantes, permite ofrecer al sector salud “soluciones personalizadas”, independientemente de la patología de cada paciente.

Por su parte, Juan Carlos Hermida, director del Cilab, añade que la enfermedad destruyó prácticamente la cadera de Juan Carlos: “normalmente todo esto está cubierto de hueso y el de este niño está todo carcomido. Todo esto es el cáncer que le comió la cadera”.

El equipo de especialistas empezó a experimentar con estudios tridimensionales, para después recontruir los huesos con polímero biocompatible, el cual se sometió previamente a ensayos de resistencia y desgaste, a fin de evaluar su capacidad de carga y durabilidad. En tres meses y medio lograron tener listo el diseño.

La prótesis y la cirugía fueron todo un éxito, como señala Hermida: “A nueve meses de operado este niño, ya está caminando”.

Para José Carlos, han sido años bastante largos y difíciles, “pero con esta cirugía parece todo tan rápido y la verdad estoy muy contento” .

Éxito médico y de ingeniería

Esta prótesis de cadera es única en su tipo y representa un desarrollo exitoso en el ámbito de la medicina y la ingeniería; además permitió a Juan Carlos su reinserción social y poder realizar de nuevo sus actividades cotidianas de manera normal.

“Cuando son implicadas vidas o seres humanos, el compromiso es todavía mucho mayor. Por lo que cuando uno observa que el implante en el paciente satisface plenamente para lo cual fue diseñado, para nosotros es un orgullo el representar aquí a la institución”, concluye satisfecho Juan Alfonso Beltrán.

¡Suscríbete a nuestro boletín de Azteca Noticias en Google News!
MÁS NOTICIAS