isla-gatos-brasil.jpg
Pixabay
08 junio, 2021
Azteca Noticias
Internacional - Notas
Share

Isla de gatos abandonados crea polémica en Brasil

Isla Furtada, en Brasil, es el hogar de decenas de gatos que fueron abandonados por sus dueños y tras la pandemia, los felinos se han quedado sin comida y agua.

La isla brasileña de Furtada, también conocida como “la isla de los gatos”, está en el centro de la polémica, por el impacto que ha provocado la pandemia de Covid-19. Esta isla actualmente es el hogar de cientos de gatos que, según se dice, fueron llevados ahí por dueños que no podían hacerse cargo de ellos o porque simplemente ya no los querían, además de que, según testimonios, la isla era una opción ante un sistema de refugio para animales saturado.

Fue hace casi un año cuando la isla recibió humanos por última vez, al comienzo de la pandemia, por lo que Eduardo Mayhe Ferreira, veterinario originario del municipio Mangaratiba, visitó la isla y confirmó que durante el último año, la población de gatos aumentó considerablemente y que se formaron dos colonias distintas.

Vecinos de poblaciones cercanas desconocen con exactitud cómo llegaron los gatos a Furtada, pero desde hace años, decenas personas han enviado allí a los felinos, por lo que la población ha crecido considerablemente, a tal grado, que se convirtió en una atracción turística.

Amélia Oliveira, otra veterinaria, señaló que las condiciones de vida para los gatos siempre fueron deplorables, pues incluso ni siquiera tenían acceso a agua para beber, por lo que desde hace años, se organizó junto con algunos colegas para intentar mitigar la situación, tratando de capturar a algunos de los felinos menos salvajes y llevarlos al continente para que fueran adoptados, además de que consiguió esterilizar a 380 de los que se quedaron en la isla.

Esta acción sirvió para controlar un poco a la población, además de que consiguió el apoyo de algunas organizaciones que enviaban comida y agua para los gatos, y que además construyeron pequeños refugios para que los mininos hicieran frente a las lluvias.

Todo cambió cuando llegó la pandemia y los veterinarios que voluntariamente trabajaban para ayudar a los gatos no pudieron visitar más la isla, por lo que dejaron de recibir comida. La crisis en la isla escaló a tal grado, que incluso se reportaron casos de canibalismo.

Te puede interesar: VIDEO: Abofetean a Emmanuel Macron en Francia; hay dos detenidos

Las opciones para ayudar a los gatos

Asociaciones protectoras de animales y el gobierno de Mangaratiba evalúan qué hacer para apoyar a los michis. Inicialmente se evaluó la posibilidad de llevar pequeños grupos a tierra, pero esta idea se descartó porque para empezar, el municipio no cuenta con refugios suficientes para recibir a una cantidad hasta ahora desconocida de animales, además de que sería casi imposible domesticar a gatos que han crecido en un entorno silvestre.

Otra opción, que hasta ahora parece la más factible, es realizar un censo de gatos e instalar cámaras de vigilancia para evitar que las personas lleven más felinos a la isla. Posteriormente, algunos sugieren esterilizar a todos los gatos y dejar que la naturaleza siga su curso, aunque grupos animales han rechazado la opción de simplemente esterilizar y esperar a que mueran, pues consideran que los mininos no pidieron vivir en una isla desierta y, a final de cuentas, los humanos son los responsables de que esta crisis haya llegado tan lejos.

Te puede interesar: VIDEO: Socavón se traga varios autos en hospital de Jerusalén

MÁS NOTICIAS