alexsmith.jpg
Crédito: Reuters
03 enero, 2021
Azteca Noticias
Internacional - Notas
Compartir

Una pelea contra la muerte y 17 cirugías después, Alex Smith lleva a Washington a los Playoffs

Luego de casi dos años fuera del emparrillado por una lesión que amenazó su vida, el mariscal de campo logró llevar a su equipo al título de la NFC Este.

“Elizabeth (dijeron los doctores), estamos haciendo lo mejor que podemos. Y ahora mismo, nuestra primera prioridad es salvarle la vida. Y luego haremos todo lo posible para salvarle la pierna. Y cualquier cosa más allá de eso es un milagro (...) Alex ya no tiene una lesión deportiva, tiene lo que sería más comparable a una lesión militar”, escribió hace algunos meses Elizabet Smith, esposa de Alex, para ESPN.

  Era el 18 de noviembre del 2018, un año normal como todos los demás. Los entonces Redskins tenían partido de local contra los Houston Texans; un simple juego de NFL como tantos que hay cada domingo, pero ese día la vida de Alex Smith cambiaría para siempre. Una lesión, casi idéntica la del también ‘Piel Roja’ Joe Theismann, provocó que el quarteback saliera del emparrillado en el carrito de las desgracias con rumbo directo al hospital; 57 horas después de aquella lesión, la vida del exjugador de San Francisco daría un drástico giro de 180 grados.

Hoy, Alex Smith se encamina a ganar el premio al Regreso del Año en la NFL luego de guiar al Washington Football Team a los Playoffs tras derrotar a Phiadelphia 20-14 y quedarse con el título de la División Este de la Conferencia Nacional, pero hace poco más de dos años, volver a caminar era apenas una ilusión para el mariscal de campo.

alexsmithlesionreuters.jpg
Crédito: Reuters

En noviembre del 2018, lo que parecía una ‘simple’ fractura expuesta de tibia y peroné en la pierna derecha, estuvo a punto de costarle la vida al egresado de Utah. Luego de operarlo para volver a unir los huesos rotos, los doctores creyeron que Alex permanecería sólo unos días en el hospital y después iría a casa a recuperarse; nada más lejano de la realidad.

Un par de días después de la operación, en una revisión de rutina, los médicos descubrieron que la pierna de Smith estaba infectada, pero en principio creyeron que era una complicación post-quirúrgica que no estaba fuera de lo común, mas no fue así. El jueves 22 de noviembre, Día de Acción de Gracias en los Estados Unidos, el Dr. Steve Malekzadeh, volvió por la noche hasta la habitación de Smith porque algo “no lo dejaba dormir"; entonces pasó lo peor.

La pierna derecha de Smith estaba totalmente infectada, la bacteria había progresado a pesar de los antibióticos. Ya no se trataba de que el #11 volviera a jugar, sino de salvarle su vida y quizá, sólo de ser posible, evitar amputarle la pierna: el QB tenía ‘fascitis necrosante’; es decir, la pierna se le estaba pudriendo.

Los médicos dijeron: "¿Sabes qué? Vamos a entrar todos los días”. Y durante una semana entran todos los días para un desbridamiento, cortando piel, tejido y músculo, hasta que la infección se haya ido, hasta que estén seguros”, relató Elizabeth al ya citado medio.

*ADVERTENCIA IMÁGENES MUY FUERTES DESPUÉS DEL PRÓXIMO PÁRRAFO

En el punto más crítico, los doctores decidieron que era momento de abrir el muslo para ver si la infección había llegado tan arriba; de ser el caso, la amputación parecía la solución más viable, pero la vida quería ver de nuevo a Smith en el emparrillado. No, la infección no pasó más allá de su rodilla.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:
¡Eeel Chuuucky Lozaaanooo! Hirving arranca el año con el pie derecho

Tras meditarlo, los médicos, plantean las opciones al quarterback. Le dicen que pueden amputar su pierna, se niega; le dicen que pueden transferir músculo, piel y tejido desde su dorsal a su pierna derecha, también se niega y argumenta que “necesita su dorsal para lanzar"; le dicen que existe una última opción: transferir lo necesario desde su pierna izquierda, pero con un riesgo inminente y muy alto.

En esencia, Alex Smith necesitaba un trasplante y como tal, existía el riesgo de que su cuerpo no lo aceptara, de haber sido el caso, la pierna izquierda del pasador habría quedado debilitada y se hubiera tenido que amputar la derecha, por ello, los doctores no querían exponerse a dañar la ‘pierna buena’ y preferían la opción del dorsal, pero si existía aunque fuera un ápice de posibilidad de volver a jugar, el oriundo de Bremerton estaba dispuesto a correr el riesgo; después de todo, es un hombre de futbol americano.

En nueve meses, Smith fue operado en 17 ocasiones. Más de año y medio en constantes terapias, pero el mariscal no se rindió. A veces, aun estando silla de ruedas, quería ir las instalaciones del Washington Football Team para entrenar la parte superior de su cuerpo.

Al comienzo de la actual temporada de la NFL, la noticia era que el exjugador de Kansas City había superado el corte y era el tercer quarterback de Washington; algunos pensaron que se trataba más de un nombramiento honorario. Meses después, Smith ascendió a segundo mariscal por encima de Dwayne Haskins y el 11 de octubre de 2020, una lesión de Kyle Allen le abrió la puerta el veterano mariscal para lograr lo impensado: volver a jugar un partido de futbol americano.

En noviembre, la ironía le regreso la titularidad definitiva a Alexander Douglas Smith; Kyle Allen se fracturó el tobillo y Smith tomó las riendas del equipo para no volverlas a soltar salvo el par de semanas que estuvo fuera por una lesión muscular.

Ahora, este 3 de enero del 2021, Alex Smith se ha convertido en la historia de superación que tanto le hacía falta a una franquicia tan golpeada como los otrora Redskins. La próxima semana, los Bucaneros de Tom Brady saldrán como amplios favoritos en el Juego de Comodines, pero Smith ya tiene su trofeo, no sólo la férula que su esposa convirtió en una estatuilla, sino el galardón del más improbable de todos los regresos.

"¿Sabes (Elizabeth) a cuántas personas les encantaría intercambiar posiciones conmigo? (...) A millones de personas les encantaría estar donde estoy ahora ¿Sabes la vida que vivimos y las bendiciones que tenemos?"- Alex Smith.

MÁS NOTICIAS