Araña colgando de su telaraña
Crédito: Unsplash/@vidarnm
26 noviembre, 2020
Azteca Noticias
Salud - Educacion - Y - Bienestar - Notas
Compartir

Estudio revela que especie de arañas macho ata a las hembras para aparearse

Las arañas macho de la especie Thanatus fabricii muerden y atan a sus parejas femeninas con seda durante el apareamiento para evitar ser devoradas, según encontraron los investigadores.

Las arañas macho a veces practican la esclavitud durante el apareamiento, envolviendo las patas de sus parejas con seda durante el encuentro para evitar que las hembras los canibalicen, dicen los investigadores.

  Te puede interesar:
NASA ‘capta’ nebulosa con forma de pavo previo a Thanksgiving

Las viudas negras y muchos otros tipos de arañas son infames: sus hembras son las más mortíferas de la especie, devorando a los machos antes, después o incluso durante las relaciones sexuales. En estas especies, los machos a menudo han ideado una serie de trucos para sobrevivir a estas peligrosas relaciones, como dejar inconscientes a las hembras.

Investigaciones anteriores sugirieron que las arañas macho de telaraña podrían tener una forma inusual de protegerse del canibalismo sexual: atan a las hembras con seda antes y durante las relaciones sexuales. Las descripciones científicas de los encuentros se parecen un poco a extractos de una versión arácnida de alguna película.

Primero, los machos de las arañas de tela de vivero se acercan lentamente a las hembras para ver si son receptivas. Si a una hembra le gusta su pretendiente, las arañas comienzan a jugar un poco con las patas, y el macho toca suavemente las patas delanteras con sus patas traseras.

Después de este juego previo, se apresuran a ir a un lugar donde ambos pueden colgar libremente boca abajo sobre hilos de seda. Luego, el macho envuelve las piernas de la hembra en un velo de seda, la acuna con sus patas y entra en la hembra. Cuando la hembra finalmente se pone nerviosa, el macho se retira a un lugar seguro mientras ella se libera.

Hasta ahora, los científicos no habían probado directamente la idea de que esta esclavitud redujera el riesgo de canibalismo sexual. Para ver si estas restricciones protegían a los machos de las hembras, la ecóloga conductual Alissa Anderson y su asesora Eileen Hebets de la Universidad de Nebraska, Lincoln, utilizaron un adhesivo de silicona para sellar las hileras de 16 arañas macho para que no pudieran hilar.

Luego expusieron a estos arácnidos y 15 arañas macho cuyas hileras no estaban selladas a hembras de tamaños aleatorios.

Los científicos encontraron que los machos relativamente grandes eran más propensos a aparearse que sus contrapartes más pequeñas, y menos propensos a ser comidos antes de tener relaciones sexuales.

También te puede interesar:
VIDEO: Tiburón martillo acecha a un hombre en Miami

Independientemente del tamaño, los machos que podían envolver a las hembras en seda tenían aproximadamente siete veces menos probabilidades de ser canibalizados durante o después de las relaciones sexuales, y aproximadamente siete veces más probabilidades de ingresar a las hembras dos veces.

MÁS NOTICIAS