CANCILLER_ALEMANIA_ANGELA_MERKEL
POOL/REUTERS
07 diciembre 2021
Raziel Cruz Salazar
Internacional - Notas
Compartir

Fin de una era: la canciller de Alemania, Angela Merkel, dice adiós

Este miércoles 8 de diciembre la canciller, Angela Merkel, dejó el poder en Alemania, luego de 16 años al frente de los teutones

Es el final de una era: este miércoles 8 de diciembre la canciller, Angela Merkel, pasó del centro del escenario a la galería de visitantes en el parlamento alemán, luego de 16 años al frente de Alemania.

Para Merkel, las elecciones de septiembre marcaron el fin oficial de su cancillería.

Angela Merkel, la primera canciller de Alemania que pasó de ser la “niña de Kohl” a lo más alto del poder mundial, se retira después de 16 años como canciller alemana.

Merkel, quien creció en la Alemania Oriental Comunista, hija de un pastor protestante, ha cobrado gran importancia en el escenario mundial desde que asumió el cargo en 2005, cuando George W. Bush era presidente de Estados Unidos, Jacques Chirac estaba en el Palacio del Elíseo en París y Tony Blair era Primer ministro británico.

Armada con un doctorado en física, Merkel ha adoptado un enfoque pragmático de resolución de problemas para el gobierno, guiando a Alemania, y a Europa, a través de la crisis de la zona euro, la crisis de inmigrantes de 2015 y la pandemia de COVID-19.

Considerada la líder más fuerte de Europa, Merkel ha igualado la gigantesca carrera de 16 años de su mentor Helmut Kohl, habiendo superado ya a la británica Margaret Thatcher como la líder gubernamental con más años de servicio en la historia europea.

Después de que un Barack Obama saliente llamó a Merkel un aliado “sobresaliente” y los dos líderes encandilaron a los medios con sus reuniones relajadas y risas fáciles, las relaciones se deterioraron entre Berlín y Washington cuando el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ingresó a la Casa Blanca.

Una fría primera reunión en la Casa Blanca en marzo de 2017 vio una incómoda sesión de fotos en la que Trump se negó a participar en el tradicional apretón de manos de los fotógrafos.

El reinado de Merkel no ha estado exento de problemas y críticas. Un ataque a un concurrido mercado navideño en el bullicioso corazón del antiguo Berlín Occidental en diciembre fue visto como una validación para los críticos de la decisión de Merkel de abrir las fronteras de Alemania a unos 900 mil inmigrantes en 2015.

Cualquier ataque en Alemania con un vínculo, por tenue que sea, con la afluencia de refugiados de 2015, sería puesto en la puerta de Merkel por oponentes deseosos de desestabilizar al único líder de la corriente principal en Europa que parecía invulnerable.

CANCILLER_ALEMANIA_ANGELA_MERKEL
FABRIZIO BENSCH/REUTERS
Fin de una era: la canciller de Alemania, Angela Merkel, dice adiós. REUTERS/Fabrizio Bensch

Angela Merkel; 16 años como la mujer más poderosa del mundo

A lo largo de los años de Merkel y los cambios en el panorama político, el vínculo franco-alemán rara vez ha vacilado. El presidente francés, Emmanuel Macron, elegido en mayo en una plataforma pro-UE, dijo que quería fortalecer la unión monetaria única de Europa a la luz del Brexit y se comprometió a anunciar propuestas después de las elecciones en Alemania el 24 de septiembre.

El primer ministro británico, Boris Johnson, que condujo al Reino Unido hacia el Brexit, eligió a Alemania como su primera visita al extranjero, elogiando la fuerza de la alianza anglo-alemana. Los dos líderes se han enfrentado por la legislación Brexit y las medidas de COVID, pero se han mantenido en buenas condiciones de trabajo.

La primera salida de Merkel como canciller se produjo cuando asumió el cargo en 2005 después de postularse en una plataforma de recortes de impuestos y desregulación, y se vio obligada a formar una “gran coalición” con sus rivales del SPD.

Esa asociación resultó mucho más armoniosa de lo que muchos esperaban. Sorprendió a muchos al deshacerse de los principios del libre mercado que había pregonado antes de la votación y empujar a su partido drásticamente hacia la izquierda. Terminó el servicio militar obligatorio, impulsó el salario mínimo y, tras el desastre de Fukushima en Japón, abandonó su apoyo de larga data a la energía nuclear.

Como ella misma admite, su estrategia ha sido una de “pequeños pasos”. Y Merkel a menudo ha parecido más táctica que líder. En momentos cruciales, ha optado por retrasar la acción.

El 2 de diciembre, el ejército de Alemania honró a la canciller saliente con su ceremonia más alta para un civil, tocando una mezcla ecléctica de música de su propia elección que ha intrigado a la nación.

El himno, “Santo Dios, alabamos tu nombre”, es un guiño a la educación protestante de Merkel, la canción de los sesenta “Las rosas rojas van a llover para mí" tal vez refleja su ambición juvenil, mientras que el éxito de rock, “Olvidaste las películas de color”, fue interpretada por primera vez por la artista punk de Alemania Oriental Nina Hagen.

Después de 16 años en el cargo, Merkel será reemplazada como canciller por el socialdemócrata Olaf Scholz, el miércoles 8 de diciembre.

CANCILLER_ALEMANIA_ANGELA_MERKEL
FABRIZIO BENSCH/REUTERS
Fin de una era: la canciller de Alemania, Angela Merkel, dice adiós.

¡Suscríbete a nuestro boletín de Azteca Noticias en Google News!
MÁS NOTICIAS