Pingüinos
Crédito: Unsplash/@ncx1701d
05 noviembre, 2020
Azteca Noticias
Salud - Educacion - Y - Bienestar - Notas
Share

El iceberg más grande del mundo amenaza isla que es refugio de focas y pingüinos

El iceberg más grande del mundo podría amenazar a una remota isla del Atlántico sur, que sirve de refugio a miles de pingüinos y focas.

El calentamiento global ha provocado la separación de los icebergs de la Antártida, como el A68, una masa de hielo gigante de mil toneladas que se separó en 2017 de la plataforma del glaciar Larsen C, en la península antártica.

  Te puede interesar:
Extraen 70 centímetros de cable de la vejiga de un menor

Con la velocidad a la que se mueve, tardará entre 20 y 30 días en llegar a las aguas poco profundas que rodean a Georgia del Sur, una isla bajo soberanía británica.

Con 160 kilómetros de largo, 48 kilómetros de ancho, pero menos de 200 metros de alto, el iceberg podría acercarse peligrosamente a la costa de la isla, con un 50 por ciento de posibilidades de colisión, dijo el científico británico Andrew Fleming, que monitorea la Antártida.

Los icebergs se desprenden naturalmente de la Antártida hacia el océano, pero el cambio climático ha acelerado el proceso, en este caso, con consecuencias potencialmente devastadoras para la abundante vida silvestre en el Territorio Británico de Ultramar de Georgia del Sur.

Muchos miles de pingüinos rey, una especie con un toque amarillo brillante en la cabeza, viven en la isla, junto con los pingüinos Macaroni, Chinstrap y Gentoo. Las focas también pueblan Georgia del Sur, al igual que los albatros errantes, la especie de ave voladora más grande.

Si el iceberg encalla cerca de Georgia del Sur, las rutas de alimentación podrían bloquearse, lo que dificultaría la capacidad de los padres para alimentar a sus crías y, por lo tanto, amenazaría la supervivencia de las crías de focas y los pichones de pingüino.

El iceberg entrante también aplastaría organismos y su ecosistema del fondo marino, que necesitaría décadas o siglos para recuperarse.

El carbono almacenado por estos organismos se liberaría en el océano y la atmósfera, lo que se sumaría a las emisiones de carbono causadas por la actividad humana, dijeron los investigadores.

También te puede interesar:
Expertos descubren que los ornitorrincos brillan en la oscuridad

Sin embargo, como A68a se desplazó con las corrientes a través del Atlántico Sur, hizo un gran trabajo distribuyendo comestibles microscópicos para las criaturas más pequeñas del océano.

MÁS NOTICIAS