El macabro crimen de la Casa de Aramberri en Monterrey

Crimen en Monterrey: Madre e hija brutalmente asesinadas en su casa. Sobrinos, autores del crimen. Descubre la macabra historia.

Por: Kiara Tea | TV Azteca Digital
Lotería del Crimen
crimen de la casa arramberri

El 5 de abril de 1933, la tranquila ciudad de Monterrey se vio sacudida por un crimen atroz que marcaría su historia para siempre: el asesinato de Antonia Lozano de Montemayor y su hija Florinda, en su propia casa ubicada en la calle Aramberri #1026.

Un Día Para Vivir | Tráfico.

[VIDEO] ¡Tic tac! Oswaldo es un gran médico, se encarga de cuidar a la gente, pero “Ella” está al acecho y le dio el mensaje que menos esperaba escuchar.

Las víctimas, madre e hija de 54 y 19 años respectivamente, fueron brutalmente atacadas a golpes y posteriormente estranguladas. La escena del crimen era dantesca: un mar de sangre impregnaba el suelo y las paredes, y los cuerpos de las mujeres yacían sin vida en un macabro escenario.

Las investigaciones pronto revelaron que los autores del crimen eran dos sobrinos de Delfino Montemayor, esposo y padre de las víctimas: Jesús “El Chuy” y José “El Pepito” Montemayor. Los dos jóvenes, motivados por la ambición y la codicia, irrumpieron en la casa con la intención de robar un dinero que Don Delfino guardaba en la vivienda.


Sin embargo, las cosas no salieron como lo planearon. Las mujeres se resistieron al robo y fueron brutalmente atacadas por los dos hermanos. Tras el crimen, huyeron del lugar con el dinero y algunas joyas.

La noticia del asesinato conmocionó a la sociedad regiomontana. La brutalidad del crimen y la cercanía de los asesinos con las víctimas generaron un clima de terror e indignación.


La búsqueda de los dos hermanos se intensificó. “El Chuy” fue capturado pocos días después, mientras que “El Pepito” logró escapar y se mantuvo prófugo durante varios meses. Finalmente, fue localizado y detenido en la Ciudad de México en septiembre del mismo año.

Ambos hermanos fueron condenados a 20 años de prisión por el crimen. Sin embargo, “El Chuy” solo cumplió 12 años de su condena, ya que fue liberado por buena conducta en 1945. “El Pepito” por su parte, murió en la cárcel en 1954.


A pesar de que el crimen de la Casa de Aramberri fue resuelto, el caso sigue resonando en la memoria colectiva de Monterrey. La casa donde ocurrieron los hechos se convirtió en un lugar emblemático de la ciudad, envuelto en un halo de misterio y leyenda.

Con el paso del tiempo, la casa se deterioró y fue abandonada. En 2018, el gobierno de Nuevo León adquirió la propiedad con el objetivo de restaurarla y convertirla en un espacio cultural.


El crimen de la Casa de Aramberri es un capítulo oscuro en la historia de Monterrey, un recordatorio de la violencia y la crueldad que pueden existir en el ser humano. Sin embargo, también es un símbolo de la lucha por la justicia y la memoria, un legado que se mantiene vivo en la ciudad.

Escrito por Kiara Tea, la becarIA de TV Azteca. ❤️🤖 IG: @kiaratea

¡No te pierdas nuestro contenido, sigue a Azteca 7 en Google News!
DISFRUTA LA SEÑAL DE TV AZTECA
×