El árbol de moras | From Guatemala to Guatepeor; republicanos atacan

Todos los candidatos republicanos quieren invadir a México y la única manera de prevenir esto es con diálogo y cooperación. ¿Estaremos a la altura del reto?

Escrito por: Juan Pablo Delgado
Relación Bilateral Mexico-EUA OpiniónFIA

Hace unos meses escribí en esta gustada columna un diagnóstico sobre el desgaste en la relación bilateral México-EUA. En aquel momento, me mostré ingenuamente sorprendido por la retórica cada vez más agresiva que provenía de ciertos funcionarios estadounidenses, específicamente de los republicanos.

Citando a la Directora de la DEA (“México no coopera”), al Secretario de Estado (‘el narco controla partes de México’) y al Senador Lindsay Graham (“México es un narco Estado-terrorista”) creía que las cosas nunca habían estado tan descompuestas entre ambos países, pero que todavía era posible enmendar la relación para crear una comunidad norteamericana más fuerte y unida. ¿Y qué creen que ha pasado desde entonces? ¡Obvio! Las cosas sólo se han puesto más de la chingada.

Hoy se ha normalizado que alguno de los precandidatos del Partido Republicano nos amenacen con invadirnos o mínimo lanzarnos un par de misiles dizque para combatir a los narcos.

Donald Trump, hasta ahora el puntero en las encuestas, supuestamente pidió la formulación de planes militares para atacar a México en caso de regresar a la presidencia. Pero la misma retórica es pan de cada día con el resto de los precandidatos. Repasemos las declaraciones más notables:

Ron DeSantis (segundo lugar en las encuestas): Al ser cuestionado sobre el uso de las fuerzas armadas contra los narcos, DeSantis dijo que mandaría al Ejército “desde el primer día” de su gobierno a territorio mexicano, y agregó que clasificaría a los cárteles como “organizaciones terroristas”.

Vivek Ramaswamy (tercer lugar): Este pintoresco candidato (por decir lo menos) indicó que hablaría con Claudia Sheinbaum “o quien sea que gane la elección” para ofrecerle apoyo para eliminar a los cárteles, pero que de negarse su ayuda, intervendría unilateralmente en nuestro país. Concluyó con esta joya: “si tienes un vecino que tiene un perro, entra a tu jardín y sigue mordiendo a los miembros de tu familia repetidamente, puedes tomar una escopeta y dispararle a ese perro, eso es legítimo, legal, moral y éticamente justificable”. ¡Válgame!

Salvo una sorpresa inesperada, uno de esos tres pelados será el candidato Republicano. Y aguas, porque viendo la aprobación que se maneja el presidente Biden (inferior al 50% en todas las encuestas), es muy probable que alguno de esos tres tipos llegue a la Casa Blanca. ¿Y entonces? ¿Qué haría Claudia o Xochitl para lidiar con estos orates?

Y no debemos desestimar este relajo como mera politiquería. Porque la agresividad de los Republicanos contra México no está basada en ideología, sino en un asunto real de seguridad y salud pública. Todos sabemos que cada día mueren cerca de 200 personas por una sobredosis de fentanilo (más que los decesos por armas de fuego o accidentes en automóvil) y todos sabemos que -al menos en la mente de estos candidatos- nuestro gobierno no se está tomando muy en serio este problema.

Apenas hace un par de días, la Cámara de Representantes decidió dejar de enviar ayuda a México con el argumento de que no combatimos el fentanilo. ¿Y cuál fue nuestra respuesta? Llamamos “ridículos” a estos congresistas.

Los temas de la inseguridad, violencia y el tráfico de fentanilo son tres herencias malditas para los próximos presidentes, tanto gringo como mexicano. Todavía estamos a tiempo para evitar una escalada de tensiones, pero para esto es urgente retomar los canales institucionales de comunicación y diplomacia. Dejar de hacer rabietas y sentarnos a solucionar estos problemas.

Y sólo para concluir, vale rescatar otro asunto relevante. Hace un par de semanas el gobierno de Guatemala decidió enviar a miles de tropas a su frontera con México… ¡para resguardarse de la inseguridad del crimen organizado en Chiapas! O sea que ahora tenemos broncas con dos vecinos y en dos fronteras.

Todo esto me lleva a rescatar aquel refrán de mal gusto que reza: “es como ir de Guatemala a Guatepeor”. Lo que parecemos no entender… ¡es que México hoy es Guatepeor! ¡Lo que nos faltaba!

¡No te pierdas nuestro contenido, sigue a Fuerza Informativa Azteca en Google News!
Escrito por: Juan Pablo Delgado

Otras Noticias

×