xochimehuacan-demolicion-casa (1).jpg
Azteca Noticias
09 noviembre 2021
Yoali González
Estados - Notas
Compartir

Familia de Xochimehuacán verá demolición de su casa desde camioneta

Tras la explosión en Xochimehuacán, la familia de José tendrá que ver la demolición de su casa; actualmente, viven en su camioneta.

Los afectados por la explosión de gas LP en San Pablo Xochimehuacán, Puebla, duermen en la calle para evitar la rapiña en sus propiedades; además, algunos habitantes presenciarán la demolición de sus casas, tal es el caso de la familia de José Santos, que lo perdió todo y ahora vive en su auto.

José, su esposa y sus cinco hijos, forman una de las 64 familias que perdieron de manera definitiva su patrimonio por la explosión en San Pablo Xochimehuacán.

El matrimonio y los cinco hijos han convertido la camioneta que usaban para vender tamales en su nueva casa. Asimismo, han adaptado el auto con lonas y colchonetas para pasar las últimas noches.

Con la voz entrecortada, José Santos relata cómo está viviendo después de la tragedia que quitó la vida a tres personas en esa comunidad del estado de Puebla.

“Es una situación muy fea, nos tocó esta... situación y pues... a aguantar ¿no?... Es feo, pero por unos que a lo mejor se están riendo y nosotros estamos aquí sufriendo... Gracias a Dios no perdimos ni una vida, pero pues... perdimos nuestra casa... No tenemos palabras... no sé cómo decirle... no, no, no... fue muy feo esto...”, resume José, sumamente conmovido.

La vivienda de la familia Santos es considerada pérdida total, por lo que tendrá que ser parte del proceso de demolición que inició el gobierno del estado; mientras, permanecen afuera de ella, en su camioneta, para cuidar lo poco que les quedó, una silla, una mesa.

No tenemos nada, es muy feo: Familia de Xochimehuacán

Yolanda Vázquez, esposa de José, resume lo que la explosión de Xochimehuacán les arrebató:

Nada más lo que teníamos en el primer cuartito, mi mesa, una sillita y es todo lo que sacamos porque ya para los otros cuartos no se pudo pasar nada, ahí se quedó adentro.

La incertidumbre invade a esta familia y por ahora, viven de lo que los vecinos les regalan para comer esperando que pronto puedan tener de nueva cuenta un lugar digno para vivir.

“No tenemos nada, aquí nos quedamos, aquí amanecemos, aquí estamos y pues... no, no, no, muy feo, la verdad... no podemos ni entrar, ni bañarnos, ni nada, nada, nada... los niños...”, recordó la joven madre de familia.

Hasta el viernes pasado, seis viviendas han sido demolidas en San Pablo Xochimehuacán, así lo confirmó la Secretaría de Infraestructura del estado de Puebla.

Mientras tanto, vecinos de la misma zona siguen entrando a sus casas para rescatar lo poco que la tragedia les dejó.

¡Suscríbete a nuestro boletín de Azteca Noticias en Google News!
MÁS NOTICIAS