zona_muerta_golfo_de_mexico
Crédito: senado.gob.mx
09 agosto 2021 17:08hrs
Azteca Noticias
Internacional - Notas
Compartir

Crece tres veces la zona muerta del Golfo de México

La zona muerta del Golfo de México es un espacio de agua con una falta casi total de oxígeno, lo que dificulta que sea habitada por especies marinas.

Científicos de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) informaron que la zona muerta del Golfo de México es más grande que en años anteriores. Esta zona tiene aproximadamente 6 mil 334 millas cuadradas, es decir, unos 10 mil 193 kilómetros cuadrados, de hábitat potencialmente no disponible para peces y especies de fondo.

A través de un comunicado, el NOAA especificó que la zona muerta se ubica en las costas de los estados de Texas, Luisiana y Misisipi, en el sur de Estados Unidos. Sin embargo, cada año cambia su tamaño debido a la cantidad de contaminantes que llegan al Golfo de México a través de la descarga de ríos como el Mississippi.

Te puede interesar: Científicos hallan pez “zombie”, extinto en Australia desde 1998

El NOAA agregó que, en promedio, la zona muerta del Golfo de México se mantuvo en el mismo tamaño durante los últimos tres años, sin embargo, para este 2021 alcanzó un tamaño tres veces mayor.

Las condiciones de bajo oxígeno estaban muy cerca de la costa y muchas observaciones mostraban una falta casi total de oxígeno, señaló Nancy Rabalais, profesora de la Universidad Estatal de Luisiana.

La región es denominada como zona muerta porque en ella el agua no tiene oxígeno, por lo que la vida marina no prolifera. Además, este año abarcó una extensión de terreno más grande que el estado de Connecticut, en Estados Unidos.

¿Por qué se formó la zona muerta del Golfo de México?

De acuerdo con los investigadores, la zona muerta del Golfo de México se formó por el agua de drenaje de las granjas agrícolas y el ganado que llega a los océanos y mares, donde estimula el crecimiento de algas debido al exceso de nutrientes, pero estas mueren y se descomponen.

Durante ese proceso, las bacterias que consumen oxígeno descomponen las algas y posteriormente llevan a la creación de las zonas muertas como la del Golfo de México.

Se ha descubierto que la exposición a zonas muertas altera la dieta de los peces, sus tasas de crecimiento y reproducción, así como el uso del hábitat y disponibilidad de especies recolectadas comercialmente como los camarones.

La zona muerta más grande que se ha registrado desde 1985 fue en 2017 cuando tuvo una medida de 8 mil 776 millas cuadradas, es decir, 14 mil 123 kilómetros cuadrados.

Golfo de México

Te puede interesar: Gobierno y ONG firman convenio para conservación de la vaquita marina

¡Suscríbete a nuestro boletín de Azteca Noticias en Google News!
MÁS NOTICIAS