fukushima-10-anos-tragedia.jpg
Crédito: Reuters
11 marzo, 2021
Azteca Noticias
Internacional - Notas
Share

Japón, a 10 años del sismo, tsunami y explosión en Fukushima

El 11 de marzo de 2011, Japón vivió el peor sismo en su historia, de 9.1 grados, pero sólo era el preludio de un tsunami letal y una de las tragedias nucleares más grandes de la historia.

Este jueves se conmemoran 10 años de una de las mayores tragedias en la historia de Japón: el terremoto, tsunami y desastre nuclear de Fukushima que provocó al menos 20 mil muertos.

Todo comenzó a las 2:46 de la tarde, tiempo local, del 11 de marzo de 2011, cuando se produjo el terremoto registrado más fuerte en la historia de Japón, con una magnitud de 9.1 grados en la escala de Richter con epicentro a 372 kilómetros de Tokio, capital nipona, y una profundidad de 245 kilómetros. Esto sólo fue el preludio de la catástrofe.

El sismo provocó un tsunami con olas de 9 metros que además de arrasar con casas y construcciones civiles, también dañó considerablemente varios reactores nucleares en la zona, específicamente de la planta nuclear de Fukushima Daiichi.

Las cifras oficiales registraron un total de 20 mil personas fallecidas y 2 mil 500 desaparecidas, pero la tragedia no terminó ahí, pues la alta radiación de nuclear de la zona trajo afectaciones a los habitantes de la zona.

El gobierno japonés señaló que el tsunami arrastró 5 millones de toneladas al Océano Pacífico, pero que el 70 por ciento se hundió y quedaron flotando 1.5 millones de toneladas flotando. Se descartó que dichos restos fueran radioactivos.

Entre el tsunami y el desastre nuclear, considerado como el peor de la historia después de Chernóbil, pasaron tres días. Inmediatamente después de que el tsunami azotó la planta de Fukushima Daiichi se detectaron fallas estructurales y en los sistemas de enfriamiento, lo que trajo como consecuencia que el 14 de marzo explotara el reactor no. 3 de la plana, el reactor no.2 perdió su capadidad de enfriamiento, por lo que trabajadores inician con maniobras de enfrentamiento y consiguieron estabilizarlo, usando combustible de los reactores 1 y 3, lo que trajo como consecuencia apagones en Tokio y ocho prefecturas más.

El grado de la emergencia fue tal, que el emperador Akihito dio un mensaje televisado a la nación, algo excepcional tomando en cuenta que el emperador sólo aparece en momentos de guerra o crisis extrema.

Una semana después del sismo, la Agencia de Seguridad Industrial y Nuclear de Japón subió la amenaza de 4 a 5, y un mes después alcanzó su punto más crítico, declarando la crisis en nivel 7, el máximo posible y equiparable a la catástrofe de Chernóbil. El 6 de junio de aquel año se declaró el colapso total de los reactores 1, 2 y 3.

Las secuelas del desastre llegaron a tal grado, en julio de 2013, autoridades japonesas confirmaron que se filtró agua subterránea radiactiva al Pacífico desde la planta de Fukushima Daiichi.

En octubre del 2015, el Ministerio de Salud japonés confirmó que un trabajador que participó en las labores de limpieza y enfriado de la planta nuclear fue diagnosticado con leucemia, primer caso de cáncer relacionado con las labores de emergencia en Fukushima.

Te puede interesar: Unión Europea aprueba vacuna Johnson & Johnson contra Covid-19

RECUERDAN A LAS VÍCTIMAS DE FUKUSHIMA

A 50 kilómetros al sur de la planta, en la ciudad de Iwaki, el poblado con mayor población más cercano a la zona cero, se realizaron marchas para exigir justicia por las negligencias de los responsables de la planta y el gobierno.

También se colocaron velas en una de las plazas de la ciudad para recordar a las más de 20 mil víctimas de la tragedia.

“Quiero decirle a mi madre que mis hijos, todos cercanos a ella, están bien. Vine para agradecerle que nuestra familia está viviendo segura”, declaró Atsushi Nizuma, cuya madre, Nitsuko, murió en el tsunami.

A las 2:46 de la tarde, tiepo local, de este jueves, el emperador Naruhito y su esposa guardaron un minuto de silencio para honrar a los muertos en una ceremonia conmemorativa en Tokio.

El primer ministro nipón, Yoshihide Suga, afirmó que el dolor por las vidas perdidas aún es intenso en la sociedad japonesa.

“Es insoportable cuando pienso en los sentimientos de todos aquellos que perdieron a sus seres queridos y amigos”, declaró el mandatario.

Se estima que el gobierno japonés ha invertido 32.1 mil millones de yenes (300 millones de dólares) con la intención de rehabilitar la región, pero las preocupaciones por los niveles de radiación, estimados en un promedio de entre 2 mil y 6 mil microsieverts, aún generan desconfianza para la reapertura. Se estima que al año, una persona se expone a mil microsieverts al año.

Más de 40 mil personas fueron desplazadas de su hogar tras la tragedia.

Te puede interesar: ¿Se acabó la era de Messi y Cristiano?

MÁS NOTICIAS