“Son muy fuertes los dolores, no los aguanto"; Niño con Cáncer sufre también por el desabasto de medicamentos

César lucha contra el cáncer y el desabasto de medicamentos; el pequeño dice no aguantar los fuertes dolores que tiene a causa de su enfermedad.

Por: Geraldine Aragón y Ollinka Méndez

La mirada de César refleja el cansancio de la batalla que libra cada día. Delgado y sin fuerzas, este pequeño luchador enfrenta no solo al cáncer que invade su cuerpo, sino también a un sistema de salud colapsado por el desabasto de medicamentos y tratamientos que necesita para sobrevivir.

“Me dijeron que tenía un tumor maligno que ya había abarcado sus pulmones”, relata Lilia Martínez, madre de César. El diagnóstico lo recibieron en el Hospital Infantil de México Federico Gómez, donde César recibe sus quimioterapias. “Ya se supone que le tienen que dar 40 quimioterapias y vamos en la 26", explica Lilia. “Sin embargo, nos dijeron que ya no hay nada que hacer con él y que, aunque se le ampute el brazo, solo tiene un 30% de posibilidades de vivir”.

No hay ni paracetamol

César, con la inocencia propia de su edad, escuchó la devastadora noticia. “Se asustó y dijo ‘los médicos me quieren matar’”, confiesa´su madre. “Ya no le quieren dar medicamento porque no hay suficiente en el hospital. Incluso paracetamol para el dolor tenemos que comprarlo nosotros mismos”.

La denuncia de Lilia no es un caso aislado. Un recorrido por las farmacias del Hospital Infantil revela la cruda realidad: escasez de medicamentos oncológicos, dispositivos respiratorios, multivitamínicos y glucocorticoides.

“No hay aluminio ni magnesio para los pacientes pediátricos, ni multivitaminas, ni minerales, ni oximetazolina para que puedan respirar mejor”, lamenta un trabajador del hospital que prefiere mantener el anonimato. “Llevamos tres meses sin recibir estos medicamentos”. Mientras que César confiesa que “ya son muy fuertes los dolores, no los aguanto”.

La situación se agrava por la falta de personal médico especializado. “Muchas veces ni siquiera nos atienden los especialistas, solo residentes”, asegura Andrea Rocha, abogada y representante de la Unión Nacional contra el Desabasto. “No hay para pagar médicos, y muchos han renunciado porque no hay medicamentos”, incluso, ante su partida, acusan que “Nos están dejando solos”.

Desde el año pasado no estaba garantizado el abasto de medicamentos

Andrea Rocha, corrobora las denuncias. “La Auditoría Superior de la Federación reportó el año pasado que para este año no estaba garantizado el abasto de medicamentos al 100%", explica. “El sistema de salud está colapsado. Esta administración ha disminuido en un 0% el presupuesto para infraestructura, y muchos médicos han renunciado por la falta de medicamentos”.


A pesar de la adversidad, César no pierde la esperanza. “Yo sí he dejado de creer en mi país”, dice Lilia con resignación. “Se supone que son mejores hospitales, pero sin medicamentos, no lo son”.

La historia de César es un llamado urgente a las autoridades para que garanticen el derecho a la salud de todos los mexicanos, especialmente de los niños más vulnerables que luchan contra enfermedades tan graves como el cáncer. No podemos permitir que la falta de recursos condene a niños como César a una muerte segura.

Otras Noticias

×