ver fotos
  • Shaila Dúrcal.
    Shaila Dúrcal.
    Shaila Dúrcal.
  • Shaila Dúrcal.
    Shaila Dúrcal.
    Shaila Dúrcal.
  • Shaila Dúrcal.
    Shaila Dúrcal.
    Shaila Dúrcal.
  • Shaila Dúrcal.
    Shaila Dúrcal.
    Shaila Dúrcal.
  • Shaila Dúrcal.
    Shaila Dúrcal.
    Shaila Dúrcal.
  • Shaila Dúrcal.
    Shaila Dúrcal.
    Shaila Dúrcal.
  • Shaila Dúrcal.
    Shaila Dúrcal.
    Shaila Dúrcal.
  • Shaila Dúrcal.
    Shaila Dúrcal.
    Shaila Dúrcal.
  • Shaila Dúrcal.
    Shaila Dúrcal.
    Shaila Dúrcal.
  • Shaila Dúrcal.
    Shaila Dúrcal.
    Shaila Dúrcal.
  • Shaila Dúrcal.
    Shaila Dúrcal.
    Shaila Dúrcal.
  • Shaila Dúrcal.
    Shaila Dúrcal.
    Shaila Dúrcal.
  • Shaila Dúrcal.
    Shaila Dúrcal.
    Shaila Dúrcal.
  • Shaila Dúrcal.
    Shaila Dúrcal.
    Shaila Dúrcal.
  • Shaila Dúrcal.
    Shaila Dúrcal.
    Shaila Dúrcal.
  • Shaila Dúrcal.
    Shaila Dúrcal.
    Shaila Dúrcal.
  • Shaila Dúrcal.
    Shaila Dúrcal.
    Shaila Dúrcal.
  • Shaila Dúrcal.
    Shaila Dúrcal.
    Shaila Dúrcal.
  • Shaila Dúrcal.
    Shaila Dúrcal.
    Shaila Dúrcal.
  • Shaila Dúrcal.
    Shaila Dúrcal.
    Shaila Dúrcal.
  • Shaila Dúrcal.
    Shaila Dúrcal.
    Shaila Dúrcal.
  • Shaila Dúrcal.
    Shaila Dúrcal.
    Shaila Dúrcal.
  • Shaila Dúrcal.
    Shaila Dúrcal.
    Shaila Dúrcal.
  • Shaila Dúrcal.
    Shaila Dúrcal.
    Shaila Dúrcal.
  • Shaila Dúrcal.
    Shaila Dúrcal.
    Shaila Dúrcal.
  • Shaila Dúrcal.
    Shaila Dúrcal.
    Shaila Dúrcal.
  • Shaila Dúrcal.
    Shaila Dúrcal.
    Shaila Dúrcal.
  • Shaila Dúrcal.
    Shaila Dúrcal.
    Shaila Dúrcal.
  • Shaila Dúrcal.
    Shaila Dúrcal.
    Shaila Dúrcal.
  • Shaila Dúrcal.
    Shaila Dúrcal.
    Shaila Dúrcal.
  • Shaila Dúrcal.
    Shaila Dúrcal.
    Shaila Dúrcal.
  • Shaila Dúrcal.
    Shaila Dúrcal.
    Shaila Dúrcal.
  • Shaila Dúrcal.
    Shaila Dúrcal.
    Shaila Dúrcal.
  • Shaila Dúrcal.
    Shaila Dúrcal.
    Shaila Dúrcal.
  • Shaila Dúrcal.
    Shaila Dúrcal.
    Shaila Dúrcal.
  • Shaila Dúrcal.
    Shaila Dúrcal.
    Shaila Dúrcal.
Shaila Dúrcal recordó el día que la báscula le avisó que había llegado a los 91 kilos.

Shaila Dúrcal recordó el día que la báscula le avisó que había llegado a los 91 kilos.

La cantante española contó cómo tomó la decisión de acudir con un par de especialistas para que le ayudaran a bajar de peso.

Shaila Dúrcal, hija de la fallecida Rocío Dúrcal, habló de sus cambios de hábitos y de cómo decidió acudir con especialistas que le ayudaron a bajar de peso, motivo por el cuál se siente muy orgullosa, pues además de mejorar físicamente, su salud ha cambiado.

En entrevista para la revista ‘Pronto’ habló de cómo ha logrado adelgazar 20 kilos en tan solo cuatro meses de una forma sana y controlada: “En mi caso yo ya tenía problemas circulatorios, estaba en 91 kilos y era demasiado peso para mí, estaba sufriendo osteopáticamente hablando en las rodillas, los tobillos… Es un sinfín de cosas que se desencadenan y no sólo puede ocurrir por sobrepeso, sino por una mala alimentación o una mala relación con la comida”.

Mira la galería completa.

“Piensas que no pasa nada, pero si te cuidas puedes alargarte cinco o diez años la esperanza de vida. Es importante que la gente encuentre la motivación para encontrarte bien. Y lo de fuera, la imagen, claro que nos gusta a todos vernos bien, pero lo más importante es la salud”, indicó la cantante.

“Para mí ha sido una experiencia emotiva, de crecimiento, con mucho amor, mucho sacrificio. Pero la recompensa es tan bonita que el sacrificio no lo es tanto, y no pasas hambre. Pero ha sido muy bonito desde el punto de vista emotivo porque Pronokal no sólo ha cambiado mi físico, sino mi forma de pensar. Estoy muy contenta porque ahí entiendes cómo eres tú, es algo maravilloso comprender cómo tu genética influye en todo lo que haces y cómo la comida responde a cómo eres por dentro”, añadió Dúrcal.

Te puede interesar: La poderosa razón por la que Shaila Dúrcal no ha querido convertirse en madre.

Shaila Dúrcal aseguró que cambió su relación con la comida y a raíz de eso, todo mejoró: “Me ha cambiado la forma de pensar en la comida, mi relación con ella. Es algo muy bonito porque luego hay cosas que echas de menos, porque este tratamiento te hace privarte de cosas ¡y luego echo de menos hasta una pechuga de pollo! Y cuando vuelves a introducirla en la dieta, te fascina lo fantástica que es la vida cuando le pones un poco de color y vas variando, y sales de la rutina de esa relación horrible con la comida. Yo he aprendido mucho”.

Por último, la hija de la fallecida cantante Shaila Dúrcal aseguró que hoy en día prioriza su salud: “Mucha gente me habla de la parte económica por redes sociales, pero creo que no se puede poner precio al estado de salud, a invertir en ti mismo. A veces gastamos tantísimo dinero en otras cosas y no en la salud, que es lo más importante, y merece la pena porque este tratamiento me ha cambiado la vida. Me ha cambiado la forma de pensar, el objetivo de mi vida en general. Hay gente que nunca ha tenido problemas alimentarios, pero es que en mi caso la parte emotiva ha ido siempre muy pegada a la ansiedad que yo he sentido en mi relación con la comida”, añade.

Te recomendamos: El drama real que vive Antonio y Shaila, los hijos de la desaparecida Rocío Dúrcal.

24 septiembre 2021
TV Azteca
Azteca Uno Espectáculos
TV AZTECA | PROGRAMAS